14 julio 2007

Arthur C. Clarke

Odisea final. 3010
*****
Fragmento del Prólogo. Los primogénitos
****

Llámenlos los primogénitos. Aunque ni remotamente eran seres humanos, eran de carne y sangre y, cuando miraron hacia afuera, a través de las profundidades del espacio, sintieron pavor reverencial y curiosidad... y soledad. No bien poseyeron el poder, empezaron a buscar camaradería entre las estrellas.
En sus exploraciones se toparon con vida en muchas formas, y observaron la obra de la evolución en mil mundos. Vieron cuan a menudo los primeros chisporroteos tenues de inteligencia brillaban y se extinguían en la noche cósmica.
Y debido a que en toda la Galaxia no habían encontrado algo más precioso que la Mente, fomentaron su alborear por doquier. Se convirtieron en labradores en los campos de las estrellas: sembraban y, en ocasiones, cosechaban.
Y, en ocasiones, sin apasionamiento alguno, tenían que erradicar los cultivos desviados.
Los grandes dinosaurios habían desaparecido hacía ya mucho, su promesa matutina aniquilada por un mazazo al azar proveniente del espacio, cuando la nave de exploración ingresó en el Sistema Solar después de un viaje que ya había durado mil años. Pasó al lado de los congelados planetas exteriores, hizo una breve detención por encima de los desiertos del agonizante Marte, y pronto miró hacia la Tierra.
Extendiéndose por debajo de ellos, los exploradores vieron un mundo en el que pululaba la vida. Durante años estudiaron, recogieron, catalogaron. Cuando hubieron aprendido todo lo que pudieron, empezaron a introducir modificaciones. Manipularon, con irregular habilidad, el destino de muchas especies, tanto en tierra como en los mares. Pero cuál de sus experimentos iba a rendir frutos, no lo podrían saber hasta dentro de un millón de años cuando menos.
Eran pacientes, pero aún no eran inmortales. ¡Había tanto por hacer en ese universo de cien mil millones de soles, y otros mundos estaban llamando! Así que, una vez más, partieron hacia el abismo, conscientes de que nunca más volverían a esos parajes, y tampoco había necesidad de que lo hicieran: los servidores que habían dejado atrás harían el resto.
En la Tierra, los glaciares vinieron y se fueron, mientras que, por sobre ellos, la inmutable Luna todavía conservaba su secreto proveniente de las estrellas. Con ritmo aun menor que el del hielo polar, las mareas de civilización fluían y refluían de un punto al otro de la Galaxia. Extraños y hermosos y terribles imperios se alzaron y desplomaron, transmitiendo su sabiduría a sus sucesores.
Y ahora, allá afuera, entre las estrellas, la evolución se dirigía hacia nuevas metas. Hacía mucho que los primeros exploradores de la Tierra habían llegado hasta los límites que permitían la carne y la sangre.
------------------------------------------
Comentario personal: Contra la Ciencia de C. Sagan, la Ficción de Clarke. Personalmente, creo que se complementan bastante bien; que de la Ciencia nace una Ficción, no tan disparatada, donde un hombre modificado en forma y pensamiento es capaz, a su vez, de modificar interminablemente su entorno. ¿No es esa otra Teoría de la Evolución? ¿No es eso lo que la Humanidad lleva miles de años haciendo? Evoluciona, modifica, crea y destruye. Los cuatro libros de esta saga, nos llevan a un futuro nada imposible.
El autor: Si aún vive, que no estoy segura de ello, está a punto de cumplir 90 años. Nació en Inglaterra y estudió matemáticas y física, trabajó con radares espaciales y para la defensa durante la II G. M. y popularizó la órbita gestoestacionaria de satélites de comunicaciones. GEO, es conocida también como "Órbita Clarke" en su honor. Muy lejos de la ciencia ficción de kiosco, escribe desde unos conocimientos científicos cultivados desde la infancia. Es mucho más ameno que Isaac Asimov, otro científico abocado a éste tipo de literatura.

16 comentarios:

Robertö dijo...

Nunca leí a Clarke, y no ví en profundidad sus películas. Pero el prólogo me ha dejado con ganas de más. Supongo que es tu intención, poner semillas.
Lo que recuerdo de la película de la Odisea del espacio me genera puntos de contacto con la película Contacto,que tampoco leí el libro de Sagan.

Tendría que leer más.

Trenzas dijo...

Roberto: ¡Hay tanto por leer...! Nadie puede leerlo todo ¡ya me gustaría ser tan afortunada como para eso..! :)
Que yo sepa, hay dos películas: Odisea Espacial 2001 y Odisea Espacial 2010. Y cuatro novelas; 2001, 2010, 2061 y 3010. De las pelis, la mejor es la primera. De las novelas, ya no sabría que decirte, porque auqnue hay un hilo conductor, en realidad son bastante diferentes y pueden leerse independientemente unas de otras.
Pues más o menos, sí. Por eso no hago resúmenes del argumento. Un par de páginas son suficientes para despertar la curiosidad sobre un libro, si el tema es de los que nos gustan. Y si no, nos ahorramos el comprarlo :)
Un beso grande de domingo, amigo grande.

Imagine Photographers dijo...

Bueno, de este se�or si que lei alguna cosita, la primera novela 2001 pero fue despues de ver la pel�cula y en aquel tiempo fue motivo de cineforums y cosas parecidas. La segunda pelicula estoy de acuerdo con lo que dices, creo que se espera+ba mas de ell+a.
Respecto a otra teor�a de la evoluci�n, creo coincidir plenamente...y creo que partiendo de la ciecia se puede plantear un sinfin de teorias devolutivas pero tambien creo que de la ficci�n da argumentos a la ciencia para escoger su camino...y la evoluci�n esta ahi.
Bueno un beso gordo :)...vaig a dormir tinc son. frankie

FRAC dijo...

Trenzas, ¿tú lees ciencia ficción?
Me interesa la ciencia en base al rigor de los datos, y la ficción como una liberación de todo lo concreto. Pero la mezcla de ambas en la ciencia ficción puede llegar a confundirme.

Trenzas dijo...

Imagine Frankye: Creo que nos impactó a todos la película :)
Y los que no habíamos leído la novela, salimos disparados a la librería a buscar un ejemplar. Eso fue lo que hice yo también. Y no puedo escuchar la música, sin que me acuerde al instante de Odisea 2001. No puedo disociarlas :)
Estoy de acuerdo contigo en que, la imaginación abre caminos a la ciencia. En éste caso, Clarke escribe desde unos profundos conocimientos y se le ha reconocido de muchas maneras, pero pensemos en Julio Verne, por ejemplo. En su "Viaje a la Luna" o en "20.000 leguas de viaje submarino", escritas a más de un siglo del batiscafo y de las naves espaciales.
Tema para largo también :)
Un beso, amigo

Trenzas dijo...

Frac: Sí que leo ciencia-ficción; no leo aventuras espaciales, con muchas pistolas laser y monstruos babeantes, pero hay algunos autores que me gustan; Stanislav Lem, Clarke, Asimov, Gustafson, o el mismo Verne, al que ya leía de niña. Tengo alguna ventaja sobre ti, creo, al leer estos libros, y es que mi conocimiento de las ciencias es tan somero, que puedo abstraerme de los datos científicos y limitarme a leer una novela que plantea una situación x, cuya acción sucede en el espacio o en las entrañas de la tierra.
¿Será eso...?
Abrazos y cariños, amigueta

FRAC dijo...

Probablemente, será eso...
Cuando era una adolescente descubrí la existencia de los universos parelelos; de ahí otros conceptos relacionados con el origen y evolución del Universo. Y así era un suma y sigue. No obstante, pronto aparecieron también teorías poco científicas.
La ciencia da una base conceptual que permite crear historias fictícias, cotidianas y fantasiosas en la línea de "Alicia..." y esto es lo que me atrae. Aplicar los conocimientos para interpretar algo de la realidad. Lo mismo en literatura que en otras expresiones artísticas, como la pintura. El post actual de Frac creo que expresa un poco esta idea.
Algún día quizá postearé algo sobre estos temas...

Bon día!

Vuelo rasante dijo...

Yo leí Asimov pero no mucho más. No he llegado nunca a meterme en la ciencia ficción demasiado a fondo.

Trenzas dijo...

Frac: Esperando el posteo que apuntas :D
Diferentes lectores, diferentes maneras de interpretar ¿no?
Ríos de tinta, como se suele decir, se han vertido a cuenta de esa diferencia.
Me gusta; así es como se aprende; con la diferencia.
Abrazos y cariños.

Trenzas dijo...

Vuelo: Asimov, dio el golpe con la serie de novelas de "La Fundación" Tengo que decir que a mí no me gusta. Quizá porque venía de leer a Ray Bradbury y su "Farenheit 451" y a Georges Orwell y su "1984", entre otros. Fue mi tiempo ciencio-ficcionero :)
Y de algunos de estos autores, me quedé prendada para siempre.
La ciencia ficción tiene mala prensa a cuenta de sus infumables derivados para el consumo de los que no quieren complicarse la vida.
Pero hay excelentes novelas en ese tema.
Besos, amiga

FRAC dijo...

Yo también aprendo.
Me hago estos días más preguntas de las que imaginarías.
Alucino con tu aprecio y conocimiento de este género. Aunque, a estas alturas, ya no debería sorprenderme nada. Pero es así.
Intuyo que si nos sentáramos a hablar me enteraría de un montón de cosas.
Eres el libro de los libros, Trenzas.
Preparo el post, ok.

Bon día!
(revisa los comments en el post de H. Hanff, please)

escriptorum54 dijo...

Me apunto a las lecturas de Orwell y Bradbury.

Las novelas de Asimov .. con una o dos, suficiente.

Trenzas dijo...

Frac: ¿Ves por qué hacen falta los blogs..? :DDD
Casi había perdido la costumbre de hablar de libros y de otras cosas que me interesan mucho, por falta de interlocutores en persona. Desde la enfermedad de mi padre y la mía, prácticamente, perdí todos los contactos personales. En gran medida por mi culpa, lo sé. De pronto, se me hizo imposible soportar el esfuerzo que requería salir o recibir a las pocas personas con quien me relacionaba en ese aspecto. Me pasaban demasiadas cosas a la vez, y tampoco llevaba viviendo aquí tanto tiempo como para haber establecido lazos fuertes con nadie. Primero la web de hadas y ahora los blogs, me han permitido expresarme. Y aluciné también yo por esa oportunidad. Poco a poco encuentras personas afines, con las que puedes explayarte y ser quien crees ser. O mostrar esa parte de ti que no es tan fácil en otros ambientes.
No, no; en todo caso, el enriquecimiento sería mutuo, y hay muchas cosas, muchísimas, que aprendo cada día por culpa vuestra.
:)
Esperando el post, te mando un besote.

Trenzas dijo...

Escriptorum54: De acuerdo; completamente. Los dos me interesan muchísimo. Es difícil escribir ciencia ficción con solvencia. A Orwell debemos la expresión (y el personaje) "Gran Hermano". Nada que ver con la tele basura :)
Petonets...!

FRAC dijo...

Bendita blogosfera, pues!

¿Qué pensarían los autores de ciencia ficción, hace 38 años, tal día como hoy, 20 de julio de 1969, al contemplar en la TV las imágenes de la llegada del hombre a la Luna?

Trenzas dijo...

Frac: :)
Bueno, creo que Julio Verne, sería el más satisfecho de todos. Cuando se hubiera recuperado del soponcio, claro
:)
Y si Orwell levantara la cabeza y viera qué se está haciendo con su "Gran Hermano", ni te cuento.
Creo que estamos superando muchas expectativas de los visionarios.
Están superando, mejor dicho, porque lo que es yo...
:)
Abraçades...!