30 agosto 2008

Carmina Burana ( Cantos de goliardo)

Os transcribo unos párrafos del prólogo de este libro, escrito por Rodolfo Vargas Rubio, no en el orden en que están escritos, sino en el que me ha parecido más esclarecedor para esta entrada dedicada a los Cantos de Goliardos.
----------
Carmina Burana es una recopilación de estos cantos, hecha con bastante probabilidad en la corte del obispo de Seckau, en Austria, y tomó el nombre del monasterio benedictino de Beuren, en Baviera, donde se había conservado el manuscrito de esta auténtica summa poética, hasta 1806, año de la secularización de los antiguos estados del Sacro Imperio.
[...] Los Carmina Burana son el fruto y el testimonio de una época de especial efervescencia [...]
Quién no tenga en cuenta esto se sorprenderá seguramente de la siguiente afirmación: en el siglo XII comienza la evolución hacia el mundo moderno.
[...] Durante siglos a partir de la ruina de la Roma imperial, la cultura se había refugiado en los monasterios, convirtiéndose en patrimonio del clero regular, especialmente de la prolífica orden benedictina y sus diferentes ramas (cluniacenses y cistercienses, entre otros). Ahora, con el nuevo desarrollo urbano, la protección del poder real y bajo los auspicio de los obispos (que no miraban con excesiva simpatía a los monjes), se elevaba una cultura alternativa, que ya no era monástica sino secular.
[...] No hay mejor personificación del enfrentamiento entre la cultura monástica y la secular que el de San Bernardo de Claraval y Pedro Abelardo, el gran maestro de la razón, que ha pasado a la vez a la Historia (como filósofo) y a la leyenda (por su atormentado amor por Eloísa). Ambos se vieron las caras en el famoso concilio de Sens (1140), que, si bien condenó varias tesis de Abelardo, no pudo evitar que éste fuera considerado una de las grandes lumbreras del pensamiento de todos los tiempos. Resulta interesante y revelador considerar la estrategia empleada por San Bernardo para desacreditar a Abelardo. En una época simbólica por excelencia, designa a su adversario como "Goliat", siendo ésta una personificación del mismo demonio. Aquí hay que buscar el origen de los célebres goliardos, a los que se atribuye la paternidad de los Carmina.
¿Quienes eran estos personajes? Los caminos de Europa habían sido recorridos hasta entonces sólo por peregrinos y guerreros. Ahora eran también rutas de estudiantes [...] En el contexto de la época, la mejor manera de de gozar de una cierta libertad era incorporarse al clero. No era necesario ser ordenado sacerdote; bastaba con recibir la tonsura para ingresar en el estamento eclesiástico. Los más de estos clérigos -la mayoría de los cuales no tenía vocación - vivían a salto de mata y llevaban una vida francamente desdicente de su estado. Paradójicamente, y tal vez por el recurso psicológico de justificarse echando la culpa al sistema, se convirtieron en acerbos críticos de los pecados de los eclesiásticos. [...] Se les llamó goliardos por su género de vida, propia de almas extraviadas por el demonio, del que se habían vuelto imágenes por el pecado.
---------------
Y ahora, un fragmento del, quizás, más conocido de los Carmina Burana, en su traducción al castellano.
----------------
1
Oh Fortuna
cual la luna
variable de estado,
siempre creces
o decreces:
la vida execrable
ahora embota,
ahora mejora,
como en broma, la agudeza
de la mente,
y la pobreza
y el poderío
cual hielo funden.
2
Suerte salvaje
y vana,
rueda que gira,
condición mala,
salud inútil,
siempre en peligro,
oscura
y velada,
ahora te vuelves también contra mí,
cuando por tus gracias
malvadas llevo
desnudas las espaldas.
3
La suerte contraria
me es ahora
en salud y virtud.
Ganancias
y pérdidas
no están en mi mano.
¡En este punto,
sin demora,
tañed todos las cuerdas:
ya que la suerte
derriba a un valiente,
plañid conmigo!
...........
Comentario: Habría muchísimo más que decir, pero ya es muy largo el post :)
La música que suena es, cómo no, el fragmento "¡Oh, Fortuna!" de la obra escrita por Carl Orff en 1936, interpretada por la Federación Coral de Madrid y dirigida por R. Steubing.

18 comentarios:

MentesSueltas dijo...

Fortuna y suerte... tanto para decir.
Opalo, que bueno leerte.


MentesSueltas

Trenzas dijo...

Mentesueltas: Y tanto para cantar :)
Siempre es un placer verte por aquí, amigo.
Un abrazo.

Emig dijo...

Tienes un blog (aunque son tres) interesantísimo(s). Te vengo leyendo desde hae algún tiempo y no he comentado nunca nada... No obstante, en esta ocasión, tu post de Carmina Burana me ha empujado de lleno a felicitarte más allá del pensamiento así como agradecer este post como otros tantos.
Maravilloso lugar... de verdad. Bueno, ya he dado el primer paso, seguré leyéndote. Animo siempre y mi felicitación por tu trabajo.

Un gran saludo.

Ana di Zacco dijo...

Qué casualidad que esta mañana justamente estuviera leyendo sobre San Bernardo y Pedro Abelardo y sobre monjes benedictinos y demás...
Oh Fortuna siempre me pone la piel de gallina, siempre siempreeeeee!
Besotes.

Trenzas dijo...

Emig: ¡Bienvenido al blog..! Me alegra que hayas dado el paso y podamos conocernos en este medio.
Muchas gracias por tus palabras, más de agradecer cuanto he tenido, y aún tengo, parte de los blogs a media (o cuarto) marcha. La vida, que no da para más :)
Hacía mucho que quería traer aquíi a los Goliardos por la importancia que tuvieron en la poesía y la música del siglo XII, y aún un poco antes. Previos a los trovadores y a la época del "amor cortés" son referencia obligada para aquellos que nos gusta por un igual la Historia y la Literatura.
Este Carmina, tiene además la suerte de disponer de este lujazo de música :)
Saludos cordiales y seguimos leyéndonos.

Trenzas dijo...

Ana di zacco: ¡Hola , preciosa...!
Buenas lecturas las tuyas, como siempre.
La historia del enfrentamiento entre dos personajes ilustres da para mucho. Si bien a Bernardo se le recuerda más por otras cosas que por su inquina hacia Pedro Abelardo. Monje beligerante éste :D
Aunque este Carmina Burana no es de los verdaderamente mordaces, hay algunos que ponen a la Orden en un buen aprieto en cuanto a sus intenciones salvadoras de almas.
La música es maravillosa y también escalofriante, sí señorita :)
Un abrazo grande.

Elèna Casero dijo...

ya estoy aquí. Gracias por recibirme de esta manera.
Esto es algo que me encantaría cantar.
Bueno ... o tocar.

La historia es muy interesante.

Un beso, reina mora.

Ana di Zacco dijo...

Por cierto, la conocí hacia los 18 años y aún guardo el vinilo! (con la letra y tó, traducida..)

Trenzas dijo...

Elena Casero: Faltó la alfombra roja, que estaba en la tintorería :)
Rebienvenida, reineta.
A mí creo que me gustaría dirigirlo, porque siempre me pongo a gesticular cuando suena :)
Abraçades i petons, bonica.

Trenzas dijo...

Ana di Zacco: ¡Vinilo...! La mejor reproducción, después del directo ¿no es así?
En uno de los libros que ahora he manejado para el post, están las dos versiones; latín y castellano.
Composición logradísima; nunca cansa.
Abrazos fuertes, preciosa.

Imagine Photographers dijo...

Me encata esta Obra, la conozco de hace mucho tiempo y aun la conservo en discos de los de antes y ultimamente no la escucho...no se si por miedo de que se raye un poquito mas o por no querer notar la diferencia con los CD:)
De los Goyardo, apenas estaba informado, como siempre a parte de ser un placer visitarte, me has ayudado a apliar el conocimiento:-)
Petons i una abraçada molt forta,
Franki

frac dijo...

Pues menos mal que la fortuna
ahora embota
ahora mejora

Una abraçada!

Pilar M Clares dijo...

Muy buen análisis de la transición a lo secular(me lo guardo con trenzuna firma)
Lo que no aguanto aún hoy es que siga viva la llama (uy) escolástica que roba la espiritualidad, vamos, que no hayamos cambiado de brujo en la tribu.

Los Cármina son orgásmicos, oh fortuna tenemos por esa versión de Carl Off (no sabía que fuera del 36)

Besazos

Trenzas dijo...

Imagine Franki: Con un buen equipo de música y a la hora apropiada para no molestar a los vecinos, escuchar "Carmina" es un placer inmenso. Sin querer, te pones a dirigir la orquesta y todo :)
Fuera de los monasterios, eran los Goliardos quienes marcaban la pauta de la moda en música. Como los romances castellanos lo hicieron más tarde. Debemos mucho a esta música profana.
Un día de estos os traigo un romance castellano.
Molts petons i abraçades, amic meu.

Trenzas dijo...

Frac: Habría que teclear entero el texto de los carmina para dar una dimensión más acertada, pero...
:)
Es la sabiduría refranera: "No hay bien ni mal que cien años dure"

Y eso; ¡Menos mal...!

Abraçades i petonets, nena

Trenzas dijo...

Pilar M. Clares: Ni cambiaremos en mucho tiempo. Y no parece que vayamos a mejor, precisamente.
El ansia de la Iglesia por extenderse y dominar la llevó a cometer grandes errores. Uno de los mayores fue precisamente éste de tonsurar sin necesidad de pertenecer al sacerdocio. Los malentendidos a que llevaba esta curcunstancia, la hicieron perder un prestigio que hubo que intentar recuperar a golpe de Cruzada. Intentar solo, porque conseguirlo...
Un abrazote, amiga.

Antón Abad dijo...

Supongo que se refiere a Fortuna Imperatrix Mundi, de Carl Orff, pero al clicar en el link, aparece una página que dice que no existe el sitio. Doy fe sin embargo que tal obra existe, puesto que la conocí de pequeño.
¿Sabía que los "Tunos" son el destilado de aquellos singulares personajes?
Me ha encantado esta entrada, que encuentro de mucha actualidad entre los pequeños inversores.

¿Tiene Ud. una pecera en casa?, es que le sigo dando vueltas al asunto.

Trenzas dijo...

Anton Abad: A usted no puede resultarle extraño el tema :)
El tema, el que inicia la Carmina Burana de Orff, estaba en ese enlace. Tengo que retirarlos por el espacio que ocupan en el server, pero estaré encantada de envíarselo, si lo desea.
Y aquí le dejo la primera estrofa en su idioma original y la traducción, que no es la misma que la que figura en el post, por aquello de que ningún traductor debe "plagiar" a otro, supongo :)

.
Fortuna Imperatrix Mundi
O Fortuna, - Oh Fortuna,
velut luna - cual la luna
statu variabilis, - eres volátil,
semper crescis - siempre creces
aut decrescis; - o decreces;
vita detestabilis - detestable vida
nunc obdurat - primero oprime
et tunc curat - y luego consuela
ludo mentis aciem, - toma como juego;
egestatem, - la pobreza
potestatem - y el poder
dissolvit ut glaciem. - los derrite como el hielo.
.
Otros pasajes de esta composición me gustan incluso más, pero el tono épico-religioso de éste, te retrotae a lo medieval de uan forma maravillosa.
Existen interpretaciones musicales de los códices originales que realizan grupos de música antigua con instrumentos de la época, pero no tengo ninguna grabación :(
Es lógico que las estudiantinas sean las sucesoras naturales de los goliardos, aunque estas son mucho más blandas en sus letras que lo fueron aquellos. Los Tunos o Sopistas si bien andaban tan escasos de fondos como los goliardos, eran verdaderos estudiantes universitarios. Un tema precioso, pero ya me alargo demasiado.
No, no, pecera no. Ni siquiera tengo escamas, creo.
:DD