19 noviembre 2008

Alice Walker

El Color Púrpura
------------------------
Primera carta
---------------------------------------

No se lo cuentes a nadie más que a Dios.
A tu mamá podría matarla.

Querido Dios:
Tengo catorce años. He sido siempre buena. Se me ocurre que, a lo mejor, podrías hacerme alguna señal que me aclare lo que me está pasando.
La otra primavera, poco después de nacer Lucious, los oía trajinar. Él le tiraba del brazo y ella decía: Aún es pronto, Fonso. Aún no estoy bien. Él la dejaba en paz, pero a la otra semana, vuelta a tirarle del brazo. Y ella decía: No puedo. ¿Es que no ves que estoy medio muerta? Y todas esas criaturas.
Ella se había ido a Macon, a que la vira la hermana doctora, y me dejó al cuidado de los pequeños. Él no me dijo ni una palabra amable. Sólo: Eso que tu mamá no quiere hacer vas a hacerlo tú. Y me puso en la cadera la cosa esa y empezó a moverla y me agarró los pechos y me metía la cosa por abajo y, cuando yo grité, él me apretó el cuello y me dijo: Calla y empieza a acostumbrarte.
Pero no me he acostumbrado. Y ahora me pongo mala cada vez que tengo que guisar. Mi mamá anda preocupada y no hace más que mirarme, pero ya está más contenta porque él la deja tranquila. Pero está demasiado enferma y me parece que no durará mucho.
.

Segunda carta
---------------------

Querido Dios:
Mi mamá ha muerto. Murió gritando y maldiciendo. Me gritaba a mí. Me maldecía a mí. Estoy preñada. Me muevo con lentitud. Antes no vuelvo del pozo, el agua ya se ha calentado. Antes no preparo la bandeja, la comida ya se ha enfriado. Antes no arreglo a los niños para ir al colegio, ya es la hora del almuerzo. Él no decía nada. Estaba sentado al lado de la cama. Le cogía la mano y lloraba y repetía: No me dejes, no te vayas.
Cuando lo del primero, ella me preguntó: ¿De quién es? Yo le dije que de Dios. No conozco otro hombre y no supe qué decir. Cuando empezó a dolerme y a movérseme dentro del vientre y me salió de dentro aquella criatura que se mordía el puño, me quedé pasmada.
Nadie vino a vernos.
Ella estaba peor cada día.
Un día me preguntó: ¿Dónde está?
Yo le dije: Dios se lo ha llevado.
Pero se lo había llevado él. Se lo llevó mientras yo dormía. Y lo mató en el bosque. Y matará a este otro, si puede.
-----------------------------------------------------

Comentario: La realidad estremecedora de esta novela queda definida desde el principio. Celie, es tan esclava de su familia como sus antepasados de sus amos. Ella parece haber venido al mundo sólo para cubrir las necesidades, cualesquiera sean, de los demás. Su padre, su madre, su esposo, sus hijastros... Pero Celie encontrará la fuerza suficiente para seguir adelante y se fortalecerá, por encima de la opresión y la injusticia, buscando la solidaridad entre las que, como ella, son menospreciadas y humilladas de muy diversas formas.

La autora: Alice Walker fue la primera mujer negra a quien se otorgó el Premio Pulitzer y fue por esta novela, en el año 1983. Al año siguiente fue llevada al cine por Steven Spielberg.

Mucho mejor que yo: http://es.wikipedia.org/wiki/Alice_Walker

6 comentarios:

Elèna Casero dijo...

No leí la novela, pero vi la película y me resultó estremecedora. Lloré. Y pensar que ese era el tipo de vida que llevaban. Es terrible.


Petonets reineta

Trenzas dijo...

Elena Casero: La película es buenísima, pero leer la novela te da una dimensión más profunda de los personajes y de la situación.
Como casi siempre que una novela es llevada al cine, por otra parte.
Imaginarse como puede ser uan vida así, es motivo para que se le salten a una las lágrimas..., ¡terrible!
Abraçades i petons, Elena

Imagine Photographers dijo...

Es muy fuerte y sobre todo, porque muy posible muchas personas viven esta situación u otras muy parecidas. La película la vi en casa, pero no la termine...hay momentos que no puedo asumir que esas cosas existen y tienes razón en los libros acostumbran a profundizar mas en los personajes...creo que este no lo leere...no quiero encoger el corazón.
Moltíiiissims petons amiga,
FRanki

Trenzas dijo...

Imagine Franki: Es verdad; hay días en que uno no puede soportar tanta carga emocional. También me pasa alguna vez dejar un libro o una película a la mitad porque no puedo soportarlo. Luego, otro día, con mejor ánimo, lo retomo :)
En la tercera parte del libro, las cosas empiezan a mejorar para Celie. Logra reunir el valor para enfrentarse al mundo que la rodea, al mismo tiempo que también cambian las cosas con el paso del tiempo y las circunstancias.
Sigue siendo una terrible tragedia, a pesar de eso.
Abraçades i petons, amic meu.

Pilar M Clares dijo...

Los textos son preciosos, un descubirmiento para mí porque es de esas novelas que de tanta publicidad aborrezco y dejo pasar. Y la publicidad sobre todo me viene de la película, que nunca he conseguido terminar, y eso que se empeñan con las reposiciones.

Gusto pasar por aquí, querida Trenzas

Trenzas dijo...

Pilar M Clares: :)
Bueno, a veces NO es engañosa, como es el caso.
La película tambiés es buena; y agobiante, como el libro. Una se agobia de leer o ver un ambiente así; unas vidas así, tan maltrechas.
Pero deja esperanza; muy al final ya, pero queda un resquicio para la felicidad.
Un abrazo fuerte.