17 enero 2009

José Luis García Martín

El Pasajero
-------
A un dios desconocido
.
Dame siempre placeres rutinarios.
Lo que ocurre una vez, no ocurre nunca.
La luz que ciega, la explosión de dicha,
el asalto en un recodo del camino,
ángeles, cimas, intensidad, adioses,
déjalos para otros más valientes.
.
Dame pobres placeres repetidos,
no un único diamante en la memoria.
Dame días iguales, no este instante sin tiempo,
terco, distante, azul, inexistente.
.
---------------------------------------------------
Comentario: Con una obra copiosa en múltiples campos de la actividad literaria y periodística, me sonaba poco su nombre y cuando quise encontrar algo suyo en bibliotecas, ya que en la librería fue inútil, sólo logré este hermoso libro de poemas, del que os dejo una muestra. En Internet sí que hay abundante información, y esto es lo que encontré cuando hice una búsqueda:
Ahora tengo que aplicarme y ver qué más sorpresas me reserva este descubrimiento :)

10 comentarios:

Mar dijo...

Este poema me llegó en una de las 30 suscripciones que acuso en mi haber en páginas de poesía. ¿O son más? ;-)
(También se descubre mucho así)

Me fascina su canto a lo cotidiano aquí.
"...pobres placeres repetidos,
no un único diamante en la memoria..."

Bello que lo hayas compartido.
Gracias, mujer

Un carro de besos

fractal dijo...

A veces se agradecería vivir sólo la monotonía doméstica; aunque no siempre, claro. Los destellos son también necesarios. Pero seguramente es más asequible aspirar a la monotonía que a poseer valentía suficiente para afrontar el saco de acontecimientos extraordinarios con que, en ocasiones, la vida llega incluso a abrumar.
En fin...

No conocía a este autor. Tomo nota.
Que tinguis un bon dia!

Darilea dijo...

Un precioso encontronazo.
Tuviste suerte, yo encontré un libro de poemas precioso el autor era Francisco Cortes, y no he vuelto a encontrar nada de él.
Un saludo.

Imagine Photographers dijo...

Como siempre, con tus comentarios, alimentas mi curiosidad con "placeres repetidos" placeres tranquilos deseados y muchas veces olvidados pendiente de una cima no alcanzada...,o si....no se..tal vez ...:).
Ja, pues este tampoco lo conocia, muchas gracias trenzas, tu blog es un buen libro :)
Molts petons, Franki

Trenzas dijo...

Mar: ¡Oh, Dios...! No quiero ni pensar todo el material que debe llegarte. Sin duda, debe ser bueno para manetnerte al día pero imagino las horas de repsar y repasar... ¡ufff....!
:)
Todo el libro tiene un tono similar. Como a mí me encanta este tipo de poesía, lo disfruté como una enana. Lo tengo pedido, pero es como pedir peras al olmo, en cuanto un libro tiene más de 10 años, a menos que sea El Quijote o la Biblia :)
Gracias a ti, preciosa poeta.
Y manzanas...!

Trenzas dijo...

Fractal: Me gustó el poema; me quedé pensando si me gustaría una vida de "fogonazos diarios" y concluí que no. Tiendo mucho a la rutina, entendida como tiempo en que puedo dedicarme a las cosas que me gustan sin sobresaltos.
Las emociones fuertes, buenas o malas, me descolocan por largo tiempo. Será que, con la edad, prefieres quedarte ahí, tranquilita
:DDD
Y si las emociones son tirando a malas, ya ni te cuento.
Molts petonets, maca.
(A veure si trobo un minut, o 30, per una carteta)

Trenzas dijo...

Darilea: ¡Bienvenida al blog!
Pues yo tampoco he encontrado nada de Fco. Cortés. Busqué en la red y en la biblioteca y ni una referencia :(
A veces hay suerte y de un autor que apenas sabes nada, que encuentras su nombre por alguna referencia cruzada, aparece una joya. Este fue el caso.
Un abrazo, amiga.

Trenzas dijo...

Imagine: Puedo visualizar tus "placeres repetidos", cámara en ristre, fotografiando mariposas, flores, cabras, o tuaregs :)
Algunas veces he pensado que este blog es como una especie de "Selecciones Reader's Digest" :DDD
Faltan las anécdotas chistosas, pero todo se andará :)
Molts petons per a tu tambe, amic meu

Pilar dijo...

Qué poema más bonito, Trenzas, qué delicia esa rutina elevada a placer repetido, canto al placer de lo diario, ¡no diario! no digo eso no. "Lo que ocurre una vez no ocurre nunca"...qué bello canto a los días.
Sigo tu pista en google y quizás, sí, me suena de alguna antología. Me emparento como lectora con la poesía de la experiencia, aunque ahora llevo un tiempo de sequía en el que me deleito con la Revista Atlántica y sus monográficos. Épocas. También leo más en internet, humm, no sé, ahora que lo pienso, el olor de las páginas no tiene parangón... una novela me mira, "Grito de amor desde el centro del mundo", Katayama, primera incursión en este narrador japonés... pero bueno, no sé a cuento de qué me he liado jajajaaj
Muchos besos, es que me inspiras!
Un abrazo, amiga

Trenzas dijo...

Pilar M. Clares: También lo encontré precioso por ese elogio, tan merecido, de las cosas cotidisnas que, por eso mismo, no sabemos apreciar. Y la vida es eso, casi siempre.
Y merece un poema, o miles :)
De acuerdo; el olor de los libros no tiene imitador posible. Y no es igual pasar las manos por la pantalla del ordenador que por las hojas de un volumen, que tienen otra vida :)
Me apunto la referencia japonesa, porque me estoy aficionando a esa literatura que ahora nos llega con regularidad.
Sbrazos para ti también, preciosa.