20 julio 2009

Frank McCourt

El Profesor
1
----------------

Ya llegan.

Y yo no estoy preparado.

¿Cómo iba a estarlo?

Soy un profesor nuevo, y estoy aprendiendo con la práctica.
El primer día de mi carrera profesional como enseñante estuvieron a punto de despedirme por haberme comido el bocadillo de un chico de secundaria. El segundo día estuvieron a punto de despedirme por haber mencionado la posibilidad de mantener relaciones amistosas con una oveja. Aparte de esto, en los cerca de treinta años que pasé en las aulas de secundaria de Nueva York no pasó nada extraordinario. Yo dudaba a menudo de si debía estar allí siquiera.
Al final me preguntaba cómo había aguantado tanto.
Estamos en marzo de 1958. Estoy sentado tras mi mesa en un aula vacía del Instituto de Formación Profesional y Técnico McKee, en el distrito de Staten Island, de la ciudad de Nuevo York. Jugueteo con los instrumentos de mi nuevo oficio: cinco carpetas de papel fuerte, una para cada clase; un manojo de anillas de goma que se deshacen; un bloc de papel marrón, fabricado en tiempo de guerra y salpicado de motas de los ingredientes con que lo hicieron; un borrador de pizarra desgastado; un taco de fichas blancas que introduciré, por filas, en las ranuras de este archivador rojo descabalado pra que me ayuden a recordar los nombres de ciento sesenta y tantos chicos y chicas que se sentarán en filas todos los días, en cinco clases diferentes. En las fichas anotaré sus faltas de asistencia y sus retrasos, y haré pequeñas marcas cuando los chicos y las chicas hagan cosas malas. Me dicen que debo tener un bolígrafo rojo para las cosas malas, pero el centro no me ha proporcionado ninguno, y ahora tengo que pedir uno con un impreso o comprarlo en una tienda, porque le bolígrafo rojo para anotar las cosas malas es el arma más poderosa del profesor.
---------------------------------------------------------------------------
Comentario: Frank McCourt ha muerto y he sentido una gran pena. A través de sus tres novelas, todas ellas autobiográficas, he llegado a sentir por este autor un profundo cariño. McCourt, pasó toda su vida adulta enseñando y, según su propias palabras, ese trabajo no le dejaba tiempo para frivolidades tales como escribir novelas. Sólo a los 66 años, ya jubilado, publicó la primera de ellas, "Las cenizas de Ángela" que le valió el Premio Pulitzer , la traducción inmediata a más de 30 idiomas, una película basada en la novela y una fama que nunca sospechó alcanzar. "Ángela y el Niño Jesús" es la última de sus obras y la única que, según creo, no es estrictamente autobiográfica, aunque estoy segura de que se habrá dejado en ella los mismos sentimientos que con tanta ternura nos mostró en las anteriores, a pesar de la dureza de los acontecimientos que en ellas relata y que no son, precisamente, lechos de rosas.
Os dejo un enlace para acercaros un poco más, aunque la única forma de entender completamente al hombre y su obra, es leerle, empezando por el principio: "Las cenizas de Ángela".
.

10 comentarios:

fractal dijo...

Hola!
Yo también le he recordado en Frac...

Sí, fue un autor tardío. Empezó a escribir a su casi tercera edad y dejó tres joyas literarias. Apa.
Admirable.
Disfruté mucho mucho leyendo "El prfesor".


De vegades, una flor fa l'estiu.
Una abraçada, trenzas.

Franki dijo...

Siempre en tu bloc descubro algún autor o novela nuevos para mi, lo leo y me quedo con ese trocito y el comentario:). Me parece un autor ameno y sensible...quizás algún dia...lea algo mas de el:)
Una abraçada molt forta, Trenzas

Trenzas dijo...

Fractal: Me ha gustado mucho, por lo bien resumido, el post que le has dedicado. Además de que contiene esa palabra tuya "intento" con la que disfrutas definiéndote :DDD
Lo intentas como él, y eso es, ya hace tiempo, un logro.
Abraçades, moltes, bonica.

Trenzas dijo...

Franki: A mí me pasa lo mismo; cada día descubro a alguien, escritor o no, a quien me gustaría conocer mejor, con quien quisiera hablar largo y tendido y a quien pudiera entender y me entendiese :)
Díficil, ya sabes, pero siquiera sea en una pequeña parte, como estos fragmentos y estos comentarios, vamos descubriendo que tal cosa existe, y la esperanza se alimenta y engorda un poco :)
Me gustaría poder pasarte la peli de "La cenizas de Ángela", pero como no puedo....
Moltes abraçades, estimat Franki.

Franki dijo...

Hola!Trenzas:), ¿se puede comprar "la cenizas de Angela?" o nuestras tórtolas, ¿sabrían encontrar el camino?:)y ¿traerme la peli)?
Una abraçada molt forta:)

Trenzas dijo...

Franki: El mejor momento para encontrar todas las obras de cualquier autor, es cuando se muere :(
Se lo he preguntado a las tórtolas y me han contestado, bastante ofendidas, que ellas no ejercen de mensajeras; que a eso se dedican las palomas y que no quieren que las multen por intrusismo laboral. Parece que los Sindicatos se meten mucho con esas cosas :DD
Te aconsejo la película, eso sí. La novela tiene unas 450 páginas :)
Y ya digo que, en estos momentos, no será difícil encontrarla.
Lamento que las tórtolas se hayan mostrado tan poco colaboradoras.
Y puedes mirar en YouTube. Yo encontré allí, en fragmentos de 8 o 9 minutos, pero enterita, "La vida es bella", así que puede que esté ésta también.
Abraçades, estimat Franki.

Anónimo dijo...

BUUEEEEENO investigare un poco :DD
Petonets, franki

MentesSueltas dijo...

Hola, disculpen el mensaje "masivo" pero por un viaje y mucho trabajo
estoy sin el tiempo necesario.
Queria decir "presente" de alguna forma.

Dejo mi abrazo, mi mejor energia y mis deseos de armonia.
MentesSueltas

MentesSueltas dijo...

Hola, te invito a leer un "auto-reportaje" por mis 4 años en el ciber-espacio, espero te guste.

Mil abrazos.
MentesSueltas

Trenzas dijo...

Mentes Sueltas: Saludos cordiales, amigo. Ahora voy a leerte :)
Muchas gracias por tu visita.
Un abrazo fuerte