27 febrero 2007

Antonio Tabucchi

Sostiene Pereira
*
(fragmento del capítulo I)
-----------


Sostiene Pereira que le conoció un día de verano. Una magnífica jornada veraniega, soleada y aireada, y Lisboa resplandecía. Parece que Pereira se hallaba en la redacción, sin saber que hacer, el director estaba de vacaciones, él se encontraba en el aprieto de organizar la página cultural, porque el Lisboa contaba ya con una página cultural, y se la habían encomendado a él. Y él, Pereira, reflexionaba sobre la muerte. En aquel hermoso día de verano, con aquella brisa atlántica que acariciaba las copas de los árboles y un sol resplandeciente, y con una ciudad que refulgía bajo su ventana, y un azul, un azul nunca visto, sostiene Pereira, de una nitidez que casi hería los ojos, él se puso a pensar en la muerte. ¿Por qué? Eso, a pereira, le resulta imposible decirlo. Sería porque su padre, cuando él era pequeño, tenía una agencia de pompas fúnebres que se llamaba Pereira La Dolorosa, sería porque su mujer había muerto de tisis unos años antes, sería porque él estaba gordo, sufría del corazón y tenía la presión alta, y el médico le había dicho que de seguir así no duraría mucho, pero el hecho es que Pereira se puso a pensar en la muerte, sostiene. Y por casualidad, por pura casualidad, se puso a hojear una revista. Era una revista literaria pero que tenía una sección de filosofía. Una revista de vanguardia quizá, de eso Pereira no está seguro, pero que contaba con muchos colaboradores católicos. Y Pereira era católico, o al menos en aquel momento se sentía católico, un buen católico, pero en una cosa no conseguía creer, en la resurrección de la carne. En el alma sí, claro, porque estaba seguro de poseer un alma, pero toda su carne, aquella chicha que circundaba su alma, pues bien, eso no, eso no volvería a renacer, y además ¿para qué?, se preguntaba Pereira.

---------------

De 1995 a 1997, se lanzaron 13 ediciones al mercado español. No sé si hubo más; la mía es de esa treceava edición. La acción transcurre en 1938, bajo la dictadura de Salazar y en un momento de la Historia en que el fascismo es un futuro que aparece como inevitable y aterrador. Junto con "Nocturno hindú" es la novela que más me gusta de éste magnifico escritor, al que siempre vale la pena acercarse.

11 comentarios:

escriptorum54 dijo...

¡cuánto me gustó¡ no sé mi edición de cuándo es, sé que de hace tiempo. Tegno un libro de relatos, a ver si lo encuentro esta noche y te lo comento.

Tú ¿duermes en una cama o sobre un montón de libros apilados?

Besos reineta, me voy que ahora mismo viene mi profe de oboe a macharme un ratito con Handel.

Sarna con gusto no pica, decía mi padre.

Trenzas dijo...

Escriptorum; ...pero mortifica, añadía mi abuela :)
A ver esos cuentos que dices; cuando dejes a Handel, claro.
Duermo en una habitación rodeada de libros por todas partes, menos por dos; la puerta de entrada y la ventana :) Y mejor no te digo hasta donde hay libros en esta casa.
Besos grandes

FRAC dijo...

OOOOH! Yo también digo que es un relato exquisito. He visto además la película protagonizada por Marcelo Mastroiani, y música de Ennio Morricone, oooohh!

Una frase, únicamente esta frase célebre: "Sostiene Pereira..." dispara todos los recuerdos, las imágenes y te sumerge en el relato.
"Sostiene" lleva implícito el concepto de la lucha por las libertades, las ideas y la cultura, la atmósfera portuguesa, Lisboa... oooohhh, Lisboa, querida Lisboa!!!

Muy bueno. Curiosamente, escrito por un autor italiano.

Sostiene Pereira...

escriptorum54 dijo...

Un italiano enamoradíiiiisimo de Portugal.
No he tenido tiempo de buscar el libro pero creo saber dónde está.

No se lo digas a nadie.... tengo libros en el baño pequeño, donde el personal se inspira. Hay un poster de un mono sentado a la taza leyendo una revista, por aquello de la semejanza...

FRAC dijo...

Sí, enamorado de Portugal gracias a Pessoa.

Me gusta la literatura desubicada, la que no necesita raices para ser expresada. Jorge Volpi defendió esta idea en México: literatura que abarca el mundo en su totalidad, literatura que permite al mexicano hablar de Francia, al japonés de Estados unidos y al catalán de lo que sea además del "pà amb tomaquet".
Volpi no fue comprendido en su totalidad, y le acusaron de muchas cosas que no es.


Yo no tengo poster en el baño, pero practico igualmente... práctica saludable entre las más saludables que conozco!
.

Clementina dijo...

trenzas, muchas gracias por el link, que sorpresa. te invito cuando quieras a leer mi reciente realto. Volveré más tarde a comentarte sobre el texto, el trabajo me agobia y me requiere.

Saludos desde ninguna parte.

escriptorum54 dijo...

Trencitas.

El libro de relatos de Tabucchi se llama: Pequeños equívocos sin importancia. Yo tengo la versión de compactos de anagrama.

Son unos relatos muy interesantes. Para los aficionados como yo a la cortedad, recomendables.

MIB dijo...

que lindos los comentarios... que bueno el relato... en algo me hizo acordar a una película argentina de cuyo nombre no quiero acordarme.. no no recuerdo.. ojalá pudiera...

y además...lisboa...el atlántico... el mar azul...qué precioso! y tal cual...un italiano enamorado de lisboa... me encanta cuando los artistas se enamoran de otros países distintos a los suyos... hablan de ellos con otros ojos...

les dejo un beso grande a todas desde este rincón mendocino de mi argentina querida!

Trenzas dijo...

Frac; es que cuando una frase es buena, tiene tal poder de evocación que es un imán para todo el resto del libro. De ahí que los autores que han escrito acerca de la escritura, como Sábato, por ejemplo, pongan tanto énfasis en la elección de un título o en la primera frase de un cuento o capítulo. Este ejemplo de Tabucchi, lo ilustraría a la perfección.
En cuanto a Volpi y la literatura desubicada, no me extraña que suscite controversias. Creo que puede resultar difícil y antojarse poco auténtico que un español, por ejemplo, escriba una novela costumbrista de las Islas de Arán, para no salirme de Irlanda :)
Aunque el hombre, sus temores, pasiones y circunstancias son siempre las mismas.
Ahí abajo, en "los restos del día" hay una novela magnífica, escrita por un japonés, ambientada en la Inglaterra más conservadora. Claro que Ishiguro, es casi más inglés que japonés.
¡Bufff...! Estos temas dan para mucho :DDD
*
Escriptorum; ¡Y yo...! De hecho, los siete libros de Tabucchi que tengo son todos de Anagrama. Cinco de Compactos y dos de Panorama de Narrativas. Tendrá exclusiva con esa Editorial :) Me gustaron muchísimo los cuentos de ese libro. Tengo que volver a leerlos, en cuanto me de la vida :DDD
Abrazos y cariños a las dos.

Trenzas dijo...

SE ME ACABO EL TIEMPO MAÑANERO. LUEGO VUELVO Y SIGO CONTESTANDO.

Trenzas dijo...

Sigamos.
Liters; pues quizá el baño y la cocina, son los dos únicos sitios en los que no tengo nada para leer, si exceptuamos el prospecto de las aspirinas o la lista de la compra :) En cambio, algunos ejemplares viven en cajas de plástico ventiladas y con ruedas, debajo de las camas, pero eso va a cambiar. Es muy incómodo, la verdad.
El futuro está en digitalizar, y de hecho ya tengo bastante literatura en CD's y pequeños discos duros portátiles. Al menos eso me dejará espacio para vivir hasta que se inventen las paredes flexibles.
Besos
*
Clementina: Lees aquí, así que debes estar. Es importante compartir, no solo diferentes literaturas sino diferentes puntos de vista sobre los escritores y su obra. Sé que un fragmento no da para mucho conocer, pero puede dar pistas y nombres que estimulen la curiosidad lectora.
Un abrazo y voy a leerte :)
*
MIB:
¿En Mendoza estás..? Pues mira, yo no bebo apenas; pueden pasar años sin que pruebe ni uan cerveza ni más cava que el sorbo necesario para brindar en Año Nuevo, pero le regalé a mi hermano una botella de tinto mendocino, se empeñó en que la probara y si me descuido un poco me emborracho.
¡Qué buenísimo....!!!! :DD
Sí, niña. Lo mejor del blog son vuestros comentarios. En lo que respecta a Tabucchi, está tan bien estructurada la novela que si él se enamoró de Lisboa, los lectores nos enamoramos de Pereira al instante.
Un beso grande, preciosa.