13 febrero 2009

William Saroyan

Mi nombre es Aram
-------------
La historia del caballo blanco. Fragmento 3
--------------------------------------
--No era fácil -me dijo - coger un caballo y dominarlo así como así. Primero hay que dejarle rienda suelta, que corra lo que quiera; pero como te he dicho, yo manejo bien un caballo. Y me las arreglo para hacer que él quiera lo que yo quiero que haga. Y los caballos ya me entienden.
--¿Y cómo haces para que te entiendan?- dije yo.
--Yo entiendo bien a los caballo.
--Pero ¿qué manera tienes de entenderlos? - le seguí preguntando.
--Muy sencillo y sin trucos.
--Bueno-le dije - pero yo quiero que me expliques cómo has conseguido entender tan bien a los caballos.
--Tú todavía eres chico - me dijo -. Cuando tengas trece años sabrás cómo hay que hacer para entenderse con un caballo.
Llegué a casa y tomé un buen desayuno.
Por la tarde, el tío Kosrove vino a nuestra casa por café y cigarrillos. Se sentó en la salita, y entre sorbo y chupada se puso a recordar la patria. Luego llegó otro visitante, un granjero llamado John Byro, un asirio que, como no tenía con quién entenderse en su idioma, había aprendido a hablar armenio. Mi madre le trajo también al nuevo visitante café y tabaco, y él lió el cigarrillo y bebió un sorbo y echó humo y por fin, suspirando, dijo:
--Mi caballito blanco que me habían robado el mes pasado ha vuelto a desaparecer. No sé que pensar de ésto.
Mi tío Kosrove se puso muy excitado y bramó:
--No importa. Después de todo, ¿qué significa eso de perder un caballo? ¿No hemos perdido toda nuestra patria? ¿Qué es eso de llorar por un caballo?
--Esto está bien para uno como usted, que vive en la ciudad -dijo John Byro - pero ¿y mi tartana? ¿Para qué sirve una tartana no teniendo caballo?
--No hagas caso - bramó mi tío Kosrove.
--He tenido que andarme diecisiete kilómetros a pie para venir aquí- repuso John Byro.
--Usted tiene buenas piernas- bramó el tío.
--Pero la pierna izquierda me duele.
--No hagas caso - siguió gritando el tío.
--Ese caballo me costó sesenta dólares.
--Yo escupo al dinero - dijo mi tío Kosrove.
Y se levantó y se marchó con su porte majestuoso, cerrando de golpe la puerta.
Mi madre explicó:
--Tiene un gran corazón. Es sencillamente que tiene nostalgia de su tierra y que es un hombre que no da importancia al dinero.
Entonces el granjero se fue y yo corrí a casa de mi primo Murad. Estaba sentado en el huerto debajo de un albérchigo, intentando arreglar el ala herido de un petirrojo de cría que no podía volar. Le estaba hablando al pájaro.
--¿Qué pasa? - dijo al verme.
--El granjero John Byro. Ha venido a nuestra casa. Necesita su caballo. Ya hace un mes que lo tienes tú. Quiero que me prometas que no lo soltarás hasta que yo aprenda a montar.
--Pasará un año, antes de que tú aprendas a montar - dijo mi primo Murad.
--Tendremos el caballo un año.
--¿Qué?- bramó -. ¿Estás invitando a robar a un Garoglanián? El caballo tiene que volver a su legítimo propietario.
--¿Cuándo? - dije yo.
--Lo más tarde en seis meses.
Y soltó el pájaro en el aire. El pájaro movió las alas y estuvo a punto de caer por dos veces, pero al fin pudo sostenerse y voló alto y bien.
Y todas las mañanas muy temprano, por espacio de dos semanas, cogíamos mi primo Murad y yo el caballo del granero de la viña desierta donde lo teníamos escondido y montábamos; y todas las mañanas, cuando me tocaba la vez de montar solo, echaba el caballo a correr a través de las viñas y de los frutales y terminaba por tirarme y escapar. Pero yo no me desanimaba y esperaba con el tiempo aprender y llegar a montar lo mismo que mi primo Murad.

10 comentarios:

La pistola de Larra dijo...

Una historia preciosa en ese contexto de reconstrucción de la vida. A veces tengo la sensación de que todo es una larga línea inevitable. Me anima pensar en un destino hecho que adornar con nuestro punto de vista, minúsculo, intranscendente.
Y sigamos.

Muchos besos

Qué bien se está aquí, y no en mi blog, con tantas tensiones y clítoris jajajaajajaja

ayyy

Elèna Casero dijo...

No lo conocía, pero es una buena historia.

Una abraçada, reineta mora

Trenzas dijo...

Pilar M. Clares: Con la memoria seleccionando, pero sí; reconstruyendo el pasado y aprendiedno por qué nuestra vida es como es :)
Ya sólo falta un pequeño fragmento para finalizar este capítulo, pero toda la novela es una gozada.
Mujer, en el tuyo también se está bien, que un poco de agitación tampoco viene mal :DD
Besotes, mujer.

Trenzas dijo...

Elena Casero: ¡Holas, nena...!
Es una historia como la tuya, aunque aquí se han cambiado los gatos y el pan mojado en vino, por caballos y cabalgadas :)
Abraçades també per a tu, maca.

Francesc dijo...

he llegado tarde y veo que ya has colgado el ultimo capitulo, he empezado por este para seguir el hilo y la verdad es que me gusta y al final vas a conseguir que me dedique a leer :)))
mols petonets amiga meva :),
Franki

Trenzas dijo...

Francesc: Tarde para nada, chico, que los post no han salido huyendo.
:)
Pero tarde, en el sentido de que te echaba de menos, eso sí :)
Todas las historias de infancia, por diferentes que sean de la nuestra, tienen un encanto que "engancha". Y a ti, que te gustan mucho los animales, con mayor motivo.
Yo te saco un poco de parecido a Murad :)
Y dime; ¿cuando te decides a poner tu blog, o a continuar con Imagine?
Moltissims petonets i abraçades, estimat Franki.

Anónimo dijo...

Hola trenzas! es verdad tu blog esta siempre aqui y soy consciente de ello, por ese motivo a pesar de todas las cosas, acabo viniendo aqui a alimentarme un poquito :)).
Algo de parecido con Murad, quizas si, todos los que se encuentran bien con los animales y se comunican un poquito con ellos tienen algo de Murad, aunque solo sea un poquito...nuestros tiempos en el espacio son muy distintos...
Como lo sabes, que es posible que monte un blog ? Si tengo la intención, pero primero tengo que controlar un poco mas este trasto..hace un par de años no sabia ni poner los dedos en un teclado y ahora ya pongo 2 ó 4 :)).
Imagine tengo mis dudas en dejarlo, por un lado para mi ya no es lo mismo que antes, pero por otro me duele un poquito, fui el creador espiritual del nombre y practicamente casi todo el contenido....asi que me doy un poco de tiempo :))
Una abraçada molt forta amiga meva.
Franki

Trenzas dijo...

Franki: Entonces, estamos de acuerdo en lo de Murad ¿no?
:)
No lo sabía pero como "quiero que lo montes" te mandaba indirectas para motivarte más :)
Es facilísimo montar un blog, si te atienes a esos tres pasos que te indica Blogger desde el escritorio del de Imagine, cuando entras para poner una entrada nueva, por ejemplo. Pero....
si quieres hacer uno independiente de Imagine es mejor que vayas a la página principal de Blogger. Así no te relacionará con el anterior.
Y si necesitas un poco de ayuda, ya sabes cual es mi correo y estaré feliz de ayudarte en lo que pueda y sepa.
No creas que yo pongo muchos más dedos que tú en el teclado :DDD
Es una pena deshacerse de un blog si le tienes cariño, eso es cierto, pero tampoco tienes porqué cerrarlo. Puedes dejarlo ahí y tener otro aparte y cuando te veas con fuerzas, pues decides.
Mientras tanto puedes abrir uno de prueba y sobre la marcha....
Vinga, anima´t...!
Molts de petons i abraçades, estimat Franki.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Trenzas dijo...

Anónimo: Muchas gracias por tu comentario, aunque mi trabajo aquí sólo consiste en buscar y transmitir las obras de otros. Son ellos y no yo, los originales y los que hacen un excelente trabajo.
En su nombre, gracias otra vez.
Saludos cordiales.