01 abril 2007

Ernest Hemingway

El viejo y el mar
*
Capitulo I (frag.)
-------------------------


Era un viejo que pescaba solo en un bote en el Gulf Stream y hacía ochenta y cuatro días que no cogía un pez. En los primeros cuarenta días había tenido consigo a un muchacho. Pero después de cuarenta días sin haber pescado, los padres del muchacho le habían dicho que el viejo estaba definitiva y rematadamente salao, lo cual era la peor forma de la mala suerte, y por orden de sus padres el muchacho había salido en otro bote que cogió tres buenos peces la primera semana. Entristecía al muchacho ver al viejo regresar todos los días con su bote vacío, y siempre bajaba a ayudarle a cargar los rollos de sedal o el bichero y el arpón y la vela arrollada al mástil. La vela estaba remendada con sacos de harina y, arrollada, parecía una bandera en permanente derrota.
El viejo era flaco y desgarbado, con arrugas en la parte posterior del cuello. Las pardas manchas del benigno cáncer de la piel que el sol produce con sus reflejos en el mar tropical estaban en sus mejillas. Estas pecas corrían por los lados de su cara hasta bastante abajo y sus manos tenían las hondas cicatrices que causa la manipulación de las cuerdas cuando sujetan los grandes peces. Pero ninguna de estas cicatrices era reciente. Eran tan viejas como las erosiones de un árido desierto.
Todo en él era viejo, salvo sus ojos; y éstos tenían el mismo color del mar y eran alegres e invictos.
-Santiago -le dijo el muchacho trepando por la orilla desde donde quedaba varado el bote -Yo podría volver con usted. Hemos hecho algún dinero.
El viejo había enseñado al muchacho a pescar y el muchacho le tenía cariño.
-No -dijo el viejo -. Tú sales en un bote que tiene buena suerte. Sigue con ellos.
-Pero recuerde que una vez llevaba ochenta y siete días sin pescar nada y luego cogimos peces grandes todos los días durante tres semanas.
-Lo recuerdo -dijo el viejo. Y yo sé que no me dejaste porque hubieses perdido la esperanza.
-Fue papá quien me obligó. Soy un chiquillo y tengo que obedecerle.
-Lo sé -dijo el viejo -.Es completamente normal.
-Papá no tiene mucha fe.
-No. Pero nosotros sí, ¿verdad?

-----------------------------

Así comienza una de las novelas más famosas del siglo XX. Hemingway, con una carrera periodística y literaria bien conocida, nació en 1899 y se suicidó en 1961. Fue galardonado con el Nobel de Literatura en 1954. Corresponsal de guerra, ejerció como tal en España, durante el enfrentamiento civil de 1936-1939.
Hemingway está incluído en la lista de escritores estadounidenses de la llamada "generación perdida" que, desencantados y críticos con el panorama literario y político de su país después de la I Guerra Mundial, se exiliaron a Europa, donde realizaron la mayor parte de su obra literaria. Seis de ellos destacan poderosamente: Scott Fitzgerald, Dos Passos, Faulkner, H. Miller, Steinbeck y el propio Hemingway. El término "generación perdida" fue acuñado por Gertrude Stein que fue también todo un personaje.

9 comentarios:

Roβεrtö dijo...

Siempre aparece el pescado gordo detrás de la línea si uno lo persigue no? Siempre fue así, a menos de las veces que la gente muere en el intento o elige volver con las manos vacías.

Se te extraña.(ba).

FRAC dijo...

Hummm, uno de los primeros libros de mi adolescencia. ¿Te digo que este fragmento me lo sé casi de memoria? Y en catalán también.

Los ojos invictos... Hoy, vemos muchísimas versiones al revés, cuerpos jóvenes con la mirada derrotada.
En fin. Este texto es un ejemplo de tenacidad que me gusta, de lucha por conseguir lo que uno cree y confía, de amistad, de respeto.

He visto también la película.
Adiós a las armas (me hizo llorar muchísimo), París era una fiesta, Por quién doblan las campanas... ¿Piensas que Hemingway sería hoy un guionista de Hollywood antes que novelista?

¿Qué piensas tú de El viejo y el mar?

Trenzas dijo...

Roberto: Aquí decimos que "el que la sigue, la consigue"
:)
Sí; puedes elegir cansarte de la pelea y volver con las manos vacías o puedes seguir intentándolo y ver que sucede. Y si no se consigue, la vida habrá tenido una finalidad buscada y no impuesta.
Es que no tengo tiempo para casi nada, pero voy intentándolo :)
Un gran abrazo, amigo.

Trenzas dijo...

Frac: Yo todavía tengo un ejemplar con dibujos, como aquellos de las aventuras de los 5 :)
Hemingway sería sin duda guionista de cine o cualquier otra cosa que le permitiera destacar mucho, ganar mucho y beber mucho, dicho sea con todos los respetos para su talento de escritor.
Sus novelas son oportunistas, en el buen sentido de la palabra. No sé si tú tienes esa impresión, pero a mí me parece que él no se acaba de dejar ver.
Esta novela es la que me parece más personal, no sólo porque le gustara pescar realmente, sino porque se ve una clara lucha consigo mismo, con la vejez que le acecha, personalizada en ese gran pez que se niega a dejarse capturar.
Creo que "El viejo y el mar" fue la última novela que publicó en vida, ya que "París era..." , "Islas en el Golfo" y otras cosas, se publicaron después de su muerte.
Por otro lado, recientemente se ha dado a la luz un documento manuscrito en que confiesa "haber matado alegremente" y con bastante sangre fría, a más de un centenar de alemanes.
Un tipo complicado este Ernest :)
Abrazos y cariños, amiga

FRAC dijo...

Sí, creo que buscaba la acción y la aventura para no encontrarse a sí mismo. Necesitaba estímulos fuertes, bebida, mujeres, viajes, los toros... para disipar sus dudas, las dificultades que se encontraba al escribir. En el fondo, creo que fue un problema de gallardía mal entendida.
Cuando yo era joven me encantaba este hombre. Su nombre, su cara, sus novelas. Conforme fui creciendo, vi su espiritu machista y despreciativo hacia los demás, fueran personas o animales, o sea, otra realidad menos agradable.
En el fondo creo que él sabía que nunca sería el mejor, y eso no lo llevaba muy bien que digamos.
En fin, sí, la vida de escritor mediatico le sentaría de maravilla.

Bye
(Tenía un poco de mono!)

robertö dijo...

"el que la sigue la consigue"

Me puedes creer que hoy mismo se me vino a la mente esa misma frase literalmente, sin venir a colación de esto ni de nada en especial?

Recorde´, a cuento de nada, el día que se la escuche decir a un periodista deportivo aqui por la televisión.

Son esas casualidades que intrigan tanto....

un beso.

MIB dijo...

trenzas querida!
te vengo a saludar.. porque siempre paso... y estoy de paso.. como ausente... leo.. y leo comentarios... NO sabía que hernest era de carácter tan machista y "especial"--

empiezo un viaje de un mes hasta Machu pichu... ya te contaré

besoos!

FRAC dijo...

Y yo paso a desearte un Feliz día de Pascua, a ti y a tus geranios.

Frac

MentesSueltas dijo...

Pasaba, luego de mucho tiempo, se extrañan tus hermosos comentarios... sigo leyendote.
Dejo un abrazo desde Buenos Aires.
MentesSueltas