16 marzo 2008

Alfred Bosch

El Atlas furtivo
----------------------------
Jafudá
-------

Cuentan las malas lenguas que mi nacimiento llegó rodeado de malos augurios y sucesos prodigiosos. Por razones obvias, soy incapaz de recordar lo que sucedió. Las crónicas escritas de aquel año glosan únicamente, como es natural, las gestas de los grandes monarcas: el alumbramiento de un triste vasallo, por interesante que fuera, no merece una palabra. Lo que puedo contar lo sé por boca de mis padres y de las habladurías populares. Y si bien de la memoria familiar me puedo fiar, tanto como guiarme puedo por los recuerdos de cualquier mortal honesto, no puedo dar crédito, ni remotamente, a las fantasías del vecindario.
Sí puedo afirmar sin temor a equivocarme, porque es algo de todos conocido, que nacer judío en Ciudad de Mallorca, el año cristiano de mil trescientos sesenta, no era ningún privilegio. Los aires enrarecidos del momento no acompañaban. La protección de reyes y nobles a los judíos empezaba a flaquear ante las prédicas de algunos frailes y la simpleza de los gentiles, sobre todo del pueblo llano. Bien es verdad que nuestro Rey había prometido seguridad a las juderías del reino. Sin embargo, algunos años antes de que yo naciera, llegó el hambre, que se cobró muchas vidas, y a continuación la gran peste. En la Península, los pueblos perdieron a la mitad de sus pobladores. Los cuerpos eran lanzados a los ríos o yacían por los caminos. Los carros llenos de muertos a rebosar, enfilaban día y noche el camino de las fosas comunes.
Por algún motivo, a la gente de la Judería se la convirtió en culpable de tanta penuria. Hasta aquella época, mis antepasados habían soportado burlas y desprecios. Pero, a partir de la muerte negra, empezaron a ser maltratados y perseguidos sin medida. Se rumoreaba que los rabinos habían envenenado los pozos para contaminar a los gentiles. Ayudados por los leprosos, recogían las escamas de los bubones y embadurnaban los muros y las puertas de los cristianos. Los hijos de Israel, culpados de la muerte de Jesucristo, eran acusados de servir a Satanás y de cometer crímenes rituales como crucificar a los recién nacidos. Los payeses, furiosos, aseguraban que los judíos escondían un rabo, sudaban sangre y desprendían el hedor de los ajos con que habían restregado el cadáver de Jesús.
En Francia, Inglaterra, Bohemia y Germania, los reyes habían abandonado a su suerte a los judíos. Sus barrios se habían vaciado y las familias huyeron hacia la Berbería o nuestras costas. El desastre se acercaba. no cabía duda. Sin embargo, en Mallorca, todo lo que ocurría más allá de la Dragonera parecía una fantasía de otro mundo. Mis mayores creían que, uan vez pasada la peste, volverían los años de bonanza y grandes aventuras: nuestra tierra sería de nuevo la de siempre. Mientras aguardaban, los Maestros de la Ley se entretenían con alambicados juicios sobre la Cábala y recitados dela Torá.
-----------------------------------------------

Comentario: Por esta novela, Alfred Bosch, recibió el premio Sant Jordi, en 1998. Y luego ha ganado otros, como el "Prudenci Bertrana" y el "Ramón Llull". Y sin embargo, hay que encargar sus obras si deseas leerlas. No es nada fácil encontrarlas acercándose a los estantes de las librerías. Resulta contradictorio que, en el momento actual de auge "a los cielos" de las novelas de tema histórico, las mejor escritas, las mejor documentadas, las que mejor y más profundamente te introducen en los sucesos reales en que se desarrolla la ficción que presentan, sean las que no le "suenan" a casi nadie. Incluir unas cuantas fechas o nombres archiconocidos en un texto, no basta para dar solidez a unas circunstancias dentro de una época, y mucho menos sirven para dar credibilidad a las situaciones que viven los personajes. La Historia parece, en muchos casos, estar "descolgada" del argumento. O al revés; como queráis. Aprecio mucho los trabajos como este en que historia y ficción quedan tan perfectamente imbricados, que no podrías quitar una página sin que el libro perdiera su cohesión. Opinión personal, claro.
El autor: Mejor que yo:http://es.wikipedia.org/wiki/Alfred_Bosch, aunque podéis encontar más información con una búsqueda en catalán. No lo leemos pero hablamos de él en la red.
Algo es algo :)

8 comentarios:

FRAC dijo...

¿En qué idioma escribe habitualmente A. Bosch?
Me pregunto qué diferencias destacarías en comparación con las obras de Matilde Asesnsi, por ejemplo, que también se documenta al máximo y escribe buscando rigor histórico.

(pasé tb por el post anterior)

Trenzas dijo...

Frac; Pues, según lo que he visto por ahí, en catalán, castellano, inglés y francés :)
Luego te paso una página que encontré después de poner el enlace a la Wiki.
Verás; hace tiempo se me planteó una duda existencial (o casi), acerca de lo que podemos llamar novela histórica. Para despejarla acudí a mi salvavidas literario; una amiga de aquí que es Doctora en Literatura y con quién hablo a diario. Me aclaró estos puntos:
****
Novela histórica.
La que relata hechos históricos ajustándose a fechas, personajes reales, etc.
---
Novela de tema histórico
La que trata un asunto con algunos datos y lugares históricos.
---
Novela de ambientación histórica.
La que se ambienta en un tiempo histórico pero sin ninguna relación con la realidad de los personajes.
***
Como Jafudá, el judío cartógrafo protagonista de "El Atlas...", existió realmente, y como los acontecimientos y fechas que se reseñan son rigurosamente historicos en política, religión y sociedad, ésta es una novela histórica. Aunque podemos suponer que los diálogos y algunos personajes no sean exactos, no le quita valor histórico, ya que hablamos de novela y no de crónica.
Las de Asensi, no. Tú misma puedes deducirlo de sus libros, según la distinción arriba escrita, que es la oficial en Literatura.
Me gusta mucho Asensi, pero ya sabes la debilidad que siento por la Historia.
:)
El enlace prometido:
http://www.joanducros.net/corpus/Alfred%20Bosch.html#obra

Una montanya de abraçades...!

Imagine Photographers dijo...

Pregunto, estas tres definiciones de la novela ¿constan en el libro? y si consta ¿es fiable?
Mols petons, franki

Trenzas dijo...

Imagine Franki: Las definiciones son tan fiables como pueden serlo, ya que son las que da una Doctora en Literatura y en Historia, que antes olvidé nombrar este segundo doctorado.
Toda la literatura se clasifica de alguna forma. Sabemos que hay poesía épica,romántica, festiva, ajustada a rima o blanca, etcétera.
Lo mismo sucede con las novelas; aunque es difícil , hay que separar géneros y subgéneros de alguna forma. Y para los temas históricos, esa es la separación admitida por los estudiosos.
Otra cosa es que nos importe o no. A mí, que soy forofa de la Historia, sí que me importa, aunque nunca dejo de leer un buen libro porque sea más o menos fiable históricamente. Sin embargo creo que es bueno despejar esa duda para no crearnos una Historia paralela, que apenas nada tenga que ver con la realidad de lo que sucedió.
Si escribo algo que pasa en la "Santa María" (barco histórico) y nombro a Colón y a los Reyes Católicos (personajes reales) pero el protagonista de mi novela nunca existió ni sucedieron, realmente, ninguna cosa de las que le acontecen, es una novela de ambientación histórica y no una novela histórica.
Esta es la separación que es necesario hacer para aprender a distinguir, y de hecho, los buenos escritores de novela histórica, ya advierten qué partes o personajes son auténticos y cuales no lo son.
Perez-Reverte, por nombrar a alguien superconocido, lo hace en su novela "Cabo Trafalgar" y lo hace cuidadosamente porque es importante.
¡Ufff...! Disculpa el rollo :)
Es que em entusiasmo....!
Una montanya de abraçades, amic...!

Imagine Photographers dijo...

Sera cuestión de informarse bien antes de leer un libro, me fastidia mucho obtener información errónea, con lo que me cuesta leer:)
Mols petons

Trenzas dijo...

Imagine: Bé, tampoc et capfiquis :)
Solo en caso de que te sea necesario un dato objetivo, que para eso están las enciclopedias.
Moltes abraçades, amic.

Escriptorum54 dijo...

¡vaya, esta no la he leído!

No puedo opinar.

Trenzas dijo...

¡Jopes....! ¡Con lo rebonica que es...!
Bueno, estás en pecado mortal por eso, pero ya sabes que yo siempre te perdono. A ver que dice el cura.
:DDD
Te encantaría, seguro. Hay muchísima intriga, mucha búsqueda.
Pero ya sabemos que no son ganas, sino horas lo que nos falta para leer.
Petonets...!