16 julio 2008

Eduardo Mendoza

Sin noticias de Gurb
-------------------------
Fragmentos
-----------------
.
Las tribulaciones del ejecutivo: lectura y comprensión parcial de las cotizaciones de bolsa, mercado de divisas, mercado de futuros; café con leche (desnatada), biscotes con margarina, las pastillas; ducha, afeitado, violenta aplicación de aftershave. El ejecutivo se pone su impedimenta: Ermenegildo Zegna por aquí, Ermenegildo Zegna por allá. Los niños lavados, vestidos y peinados suben al coche del ejecutivo. Papá los llevará al cole. Anoche cenaron en casa de su madre, pero han dormido en casa de su padre. Esta noche cenarán en casa de su padre, pero dormirán en casa de su madre y mañana los llevará al cole su madre y los irá a buscar él para que cenen en su casa o en casa de su madre (telefoneará). Uno de los niños es suyo; al otro no lo ha visto en su vida, pero prefiere no preguntar. Desde que se separó de su mujer (amigablemente) prefiere no preguntar nada a nadie.
----
Se me acerca una chica muy joven y atractiva. Con gran desenvoltura me pregunta si estudio o trabajo. Le respondo que, en realidad, no puede hacerse esta distinción, porque quien estudia aplicadamente, realiza el más importante de los trabajos (para el día de mañana), del mismo modo que, quien pone los cinco sentidos en su trabajo, algo nuevo aprende cada día. Sin duda satisfecha con mi respuesta, la chica de aleja a buen paso.
----
Entra en la sala una señorita y nos hace formar en tres grupos: a) el de los que quieren comprar un piso para habitarlo, b) el de los que quieren comprar un piso para blanquear dinero negro y c) el de los que quieren comprar un piso en la Villa Olímpica. Una pareja con un lactante y yo formamos el grupo a.
Los integrantes del grupo a somos conducidos a un despacho sobrio. A la mesa se sienta un caballero de barba blanca, cuyo aspecto rezuma probidad. Nos explica que la coyuntura es difícil, que hay más demanda que oferta y viceversa, que no debemos hacernos ilusiones. Nos insta a renunciar al engañoso binomio calidad-precio. Nos recuerda que esta vida no es más que un valle de lágrimas de alto standing. A medio sermón se le desprende la barba postiza, que arroja a la papelera.
----
Llego a una plaza formada por el derribo de varias manzanas. En el centro se yergue una palmera tiesa y peluda como un mal bicho. Numerosos ancianitos desecándose al sol, a la espera de que sus familiares vengan a buscarlos. Los pobres no saben que muchos de ellos nunca serán recogidos, pues sus familiares han partido de crucero a los fiordos noruegos. En algunos bancos todavía pueden verse los ancianitos abandonados el verano pasado, en avanzado estado de momificación, y los ancianitos abandonados hace quince días, en una fase de acomodación al medio menos golosa. Me siento junto a uno de estos últimos y leo el suplemento literario de un periódico de Madrid, que alguien, con idéntico criterio, ha dejado abandonado en el banco.
.
---------------------------------------

Contraportada: Sin noticias de Gurb relata la historia de un extraterrestre que ha desaparecido, tras adoptar la apariencia de la vocalista Marta Sánchez, en la jungla urbana barcelonesa. Pero el protagonista de la narración no es Gurb, sino otro alinígena que sale en pos de él y cuyo diario constituye el esqueleto de la narración. La verdadera naturaleza del relato es de carácter paródico y satírico: cono en "El misterio de la cripta embrujada", la invención de E. Mendoza convierte a esta Barcelona, a un tiempo cotidiana y absurda en el escenario de una carnavalada que revela, tras las máscaras pintarrajeadas y grotescas, acaso el verdadero rostro del hombre urbano actual y, tras el chisporroteo del estilo, la acerada conciencia artística del escritor.
Comentario: En marzo de 1996, el libro iba por la 27ª edición, que es la que tengo. La primera se publicó en 1991, lo que nos da una idea del éxito del libro. Se podría haber situado en cualquier otra ciudad, apresurada y populosa del mundo occidental de la época, pero Mendoza prefiere Barcelona para sus sátiras. La novela se lee de un tirón (139 págs.) y no dejas de reírte de principio a fin. Aún cuando se explaye sobre asuntos tan serios como el último párrafo transcrito.
El autor: Mejor que yo...
Y también os recomiendo el libro que aparece en la portada de la web: "El asombroso viaje de Pomponio Flato" La diversión está garantizada.
.

8 comentarios:

Imagine Photographers dijo...

Muy bueno! este si que lo leí, primero algunos trocitos porque salia a tiras en un periódico, no me acuerdo cual. Mendoza me gusta y he leido varios mas, es facil de leer y casi siempre tienen algo de humor e ironía...que falta nos hace:DDD, este del Ponponio no lo he leido de momento.
Mmmmm...he visto que no ha salido mi comentario del post anterior, mirare haber que puedo hacer para remediarlo:)
molts petons

Elèna Casero dijo...

Cuánto me reí con el extraterreste Marta Sánchez.
Aún no he leído a Pomponio, pero llegará, porque Mendoza me gusta.
Quizás el que menos me gustó fue el de Mauricio y las elecciones primarias, parecía escrito a contrapelo.

Petons, reineta

Trenzas dijo...

Imagine Photographers: Es divertidísimo Mendoza, es verdad.
Este es el más hilarante que le había leído. Y "El asombroso viaje de Pomponio Flato" es muy cómica también. Si recuerdas "La vida de Brian" de los Monty P. puedes hacerte una idea. Los equívocos con los personajes reales de la historia sagrada son continuos. O sea, un pelín irreverente, pero no se pasa.
Y la cosa acaba bien, no como pasó en Judea :DDD
Abraçades fortes...!

Trenzas dijo...

Elena: Creo que es muy difícil escribir humor. Y ya no digamos toda una novela a ese ritmo. Creo que esta se sostiene por lo corta que es. La de Pomponio, tiene algunas páginas más pero no muchas.
Yo no acostumbro a leer novelas de humor. Mejor dicho, no las busco, con alguna excepción, como esta.
La de Pomponio la leí en un rato en casa de una amiga que la tiene y luego está Gerald Durrell y pocos escritores más que me gusten en este tema.
Pero Marta Sánchez queda genial aquí :DDD
Moltes abraçades, reineta.

Antón Abad dijo...

SAbía que es una fiesta leer a Durrell, pero curiosamente, jamás incursioné en Mendoza. Le prometo que semejante herejía será enmendada.
Me he reído mucho con esta pequeña aproximación; sin duda un hombre con humor. Gracias Wanda.

Fernando dijo...

Fantástico, acabo de leer "Sin noticias de Gurb" y ya empiezo a buscar todo lo demás de Mendoza. Tiene un toque Poncela más actual.Muy muy bueno

Trenzas dijo...

Antón Abad: Más de un año de retraso para contestar es ya una irreverencia por mi parte. Lamento no haber visto su comentario.
Durrell es otra historia, pero Mendoza se deja leer muy bien, sobre todo en estas últimas creaciones.
Para esos días en que uno está bajo de todo, o casi :)
Un abrazo fuerte, amigo.

Trenzas dijo...

Fernando: Muy bueno Mendoza y tienes razón en lo que comentas de su parecido con Jardiel Poncela. Es un humor que te arrastra a la hilaridad, tanto por el absurdo como por el sentido común implícito en él, aunque eso quizá también sea un absurdo. Es el otro lado de la realidad; lo que subyace bajo ella, llevado al extremo.
Me alegra haberte dado pistas para la lectura :)
Saludos cordiales y bienvenido.