08 julio 2008

Tanto monta...

Cortázar y Monterroso-Monos y Gotas
-------------------------
Liter-a-tres, tiene en su blog este cuento de Augusto Monterroso. Les he comentado que me sonaba a Julio Cortázar en su cuento "El aplastamiento de las gotas" y han querido saber por qué. A ver si logro explicarlo.
Creo que, más que otra cosa, es la forma en que emplean el lenguaje. Los escritores sudamericanos tienen un toque especial para el castellano, que es suyo propio y que, sin mucho margen de error, nos ayuda a distinguirlos de los españoles. También es diferente la cadencia, el ritmo y el desarrollo del tema, algo que se aprecia mucho en los brevísimos. Y un sentido poético que nace ya en el título y que no abandona el relato por muy prosaico o impensable que pueda ser. Cuando leí el relato del Mono, ya conocía las Gotas e, inmediatamente, los relacioné. No todo puede explicarse y esto quizás tampoco, pero aquí os dejo los dos breves, con la esperanza de que podáis sentir ese ritmo interior, que yo encuentro tan similar, y no me quede sola en esa apreciación.
:)
Para que os sea más fácil, os dejo el "Mono" escrito y las "Gotas" en la voz de Cortázar. Ya sabéis; clic para escuchar el audio y ojos a la pantalla.
-----------------------------------------
.
.
.
EL MONO PIENSA EN ESE TEMA

¿Por qué será tan atractivo -pensaba el Mono en otra ocasión, cuando le dio por la literatura- y al mismo tiempo como tan sin gracia ese tema del escritor que no escribe, o el del que se pasa la vida preparándose para producir una obra maestra y poco a poco va convirtiéndose en mero lector mecánico de libros cada vez más importantes pero que en realidad no le interesan, o el socorrido (el más universal) del que cuando ha perfeccionado un estilo se encuentra con que no tiene nada qué decir, o el del que entre más inteligente es, menos escribe, en tanto que a su alrededor otros quizá no tan inteligentes como él y a quienes él conoce y desprecia un poco publican obras que todo el mundo comenta y que en efecto a veces son hasta buenas, o el del que en alguna forma ha logrado fama de inteligente y se tortura pensando que sus amigos esperan de él que escriba algo, y lo hace, con el único resultado de que sus amigos empiezan a sospechar de su inteligencia y de vez en cuando se suicida, o el del tonto que se cree inteligente y escribe cosas tan inteligentes que los inteligentes se admiran, o el del que ni es inteligente ni tonto ni escribe ni nadie conoce ni existe ni nada?
.

8 comentarios:

frac dijo...

Sí, Trenzas esto se aproxima bastante a lo que había intuido.

Mañana vuelvo a comentar con más calma. A estas horas de madrugada mi cabeza no piensa muy cabalmente.
O es que al leer eso de las formas del lenguaje, en concreto del castellano, se me cruzan las ideas con el manifiesto por la lengua común que va circulando por ahí...

Fins demà. Bona nit
.

Pilar M Clares dijo...

Muy de acuerdo contigo, yo añadiría a esas características que tan bien ves, la paradoja como interpretación del mundo, siempre a descubrir, siempre dispuestos a ampliar con lo explicable o inexplicable. Un día le leí a GMárquez que los europeos pensamos que ellos inventan el realismo mágico, y que no es así, solo hay mirar la realidad. Y sí, vaya. La narrativa española me parece más cruda, devastadora, un realismo trágico.
Muchos besos. Y Feliz verano

Tony dijo...

Miguel de Unamuno, Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Julio Cotázar... y todos nosotros... al final unidos, en una una existencia mágica... fruto de una probabilidad, en un valle de posibilidades.

Trenzas dijo...

Frac: Pues eso; de acuerdo :)
Esa forma de ver lo que pasa más allá, en el nacer-crecer-morir de las gotas y en el nacer-crecer-morir del escritor, se parecen de alguna manera. Y añadiendo la forma expresiva, se completa.
No me había enterado del Manifiesto. Lo he leído. Buen ejercicio para intelectuales con miras políticas. Ninguna lengua va a morir o a prevalecer por decreto.
Las lenguas sólo mueren cuando los que las heredan, así lo quieren y/o lo permiten. No voy a dejar que me pongan de los nervios, ni unos ni otros :)
Petonets matinadors...!

Trenzas dijo...

Pilar M. Clares: La realidad es mágica, según eso ¿no? :)
Estoy de acuerdo, pero hay que saber encontrar esa magia y parece que para ellos es más fácil. Acabo de leer "El rey de los caimanes" de Roncagliolo, que es una novela terrible, donde los protagonistas se ven zarandeados por todas las desgracias imaginables y que logran conservar el "estado de gracia" por más viles que puedan llegar a ser. Todos, excepto algunos personajes europeos :)
Lo que es consecuente con la interpretación que puede hacer un excelente escritor que tiene en la mano ese argumento.
Mucho que leer, aún, para lograr descorrer un pico más de la cortina
:D
Besos, amiga.

Trenzas dijo...

Tony: Eso es lo deseable y el deseo debe aumentar de día en día.
No es tanto ni tan importante lo que contemos sino saber que, aún con las diferencias naturales, no solo somos capaces de entender lo que decimos, sino de sentirlo como algo diferente pero nunca ajeno.
Es mágico, sin duda :)
Un gran abrazo, Tony

Imagine Photographers dijo...

Jolin!! no me acuerdo muy bien lo que te escribi el otro dia pero mas o menos decia, que los sudamericanos da la sensación que son mas imaginativos y si a eso le añadimos su riqueza verbal...ademas se enrollan muy bien e incluso tienen facilidad para la poesía, solo tienes que pasear por los blogs de gente normal de aquellas tierras para comprobar la facilidad que tienen para las letras. Por aqí creo que somos mas de piñon fijo y eso no suelta la mente.
Creo que para escribir sobre algo uno se debe poner en la piel del protagonista, sea un gota de agua, una papelera o un pulgón de las bellotas y intentar captar y describir este vivencía...ellos tienen la imaginación, espontaneidad y palabras que quizas falte por aquí...no...se...
Bueno ya esta, no es lo que dije antes pero se parece:D
Una abraçada molt gran, com d'aquí a Tarragona:)

Trenzas dijo...

Imagine Franki: Pues es eso que dices o algo tremendamente parecido
:)
El corsé que nos ceñimos hace tiempo, cuando nos elevamos al pedestal de los más mejores del mundo mundial en castellano.
No nos atrevemos a soltarnos, o puede que ya hayamos olvidado lo bonito que es inventar con las palabras.
Y ponerse en la piel del pulgón de las bellotas :)
Quiero intentar eso, a ver que pasa.
Moltes abraçades, estimat amic.