29 enero 2007

Marina Tsvietáieva

Puse la mesa para seis
*
Repito el primer verso
y fundo la palabra:
"Puse la mesa para seis..."
Te olvidaste del séptimo.
Tristes están los seis,
llueve sobre sus rostros.
¿Quién pudo, en esa mesa
olvidarse del séptimo?
Están tristes tus huéspedes,
la garrafa sin vida.
Tristes como tú, tristes
como está la olvidada.
Sin alegría, sin brillo,
hoy no comen ni beben.
Te atreviste al error, cómo pudiste:
No seis -los dos hermanos y el tercero,
y tú con la mujer y con los padres -,
sino siete. ¡Eran siete! ¡Si yo existo!
Pusiste la mesa para seis,
pero es que a seis no se reduce el mundo.
Espantar a los vivos es inútil,
quiero ser un fantasma con los tuyos.
( Con los míos...)
Como ladrón miedoso,
sin rozar tan siquiera alma ninguna.
El cubierto no puesto, yo, de frente
me siento la olvidada: soy la séptima.
El vaso de bebida se ha volcado
y todo lo que ansiaba derramarse:
sal de los ojos, sangre de las heridas,
que van cayendo del mantel al suelo.
Féretro, separación ¡ya no existen!
La mesa exorcizada y la casa despierta.
Presta como la muerte a un banquete de bodas,
soy la vida que llega, oportuna, a la cena.
No eres madre: ni hermano, ni hijo, ni marido.
Y ni siquiera amigo. Te reprocho,
cuando pusiste para seis aquella mesa,
que a mí no me dejases ni la esquina siquiera.
*
6 de marzo de 1941
----------------------
Marina Tsvietáieva nació en 1892 y se suicidó, ahorcándose, en 1941, al principio de la invasión nazi a Rusia. Casada con un militar de la Rusia Blanca, vivió en el exilio veinte años. Al regresar a su país, su marido fue fusilado y su hermana y su hija, con otros familiares y amigos, fueron deportados. En sus 48 años de vida, puede decirse que no vivió sino el hambre, la guerra, el exilio y la represión. Tan poco estudiada está su biografía, que no he logrado averiguar el nombre de su marido. Aún me faltan algunas enciclopedias que consultar pero no estoy segura de hallar mucho más. Encontré este poema de 1941, mismo año de su muerte, como queda dicho.
Os dejo un enlace con ese "algo más" que ha patentado Fractal para cual :)

9 comentarios:

MIB dijo...

Gracias Trenzas! eres un sol! de verdad!

Ya estoy en el "algo más"... enterándome de Marina... Me vuelve a resultar todo un tema interesantísimo aquel de la traducción... es super difícil para la poesía... lograr la musicalidad, el fluir de las palabras... tienes que ser un excelente traductor para poder transmitir algo parecido a lo que se logra en versión original...


Besos trenzillas! es un placer visitarte !

Liter-3 dijo...

Oh, este es un "algo más..." sumamente interesante! (gracias por la patente) Leía y me absorbían las palabras. Claro! Allí estaba Vila Matas al final del escrito firmando la crónica. Enlaza una manera de entender la escritura, pura entonación, con protagonistas que la llevaron a la práctica, tales como Stravinsky, Rilke, Hölderlin. No conocía el empeño de la traductora, Selma Ancira, admirable mujer que demuestra mucho talento. Tomo nota para leer (again)

Trenzas, esto es una delicatessen, eh!

Trenzas dijo...

MIB; tan importante es la traducción que puede quitarle todo el sentido a un libro si está mal hecha.
Y si hablamos de poesía, el peligro es mucho mayor, porque el ritmo se pierde. La poesía necesita poder ser cantada :)
El ruso pronuncia todas las letras que tenemos en común prácticamente con el mismo sonido que el castellano, pero tiene 9 o 10 más y no contempla algunos artículos. "Chico quiere a chica" sería correcto. Sin "él" ni "la"
Es que un año me dio por estudiar ruso y aunque no pasé de unas cuantas lecciones, algunas cosas se me quedaron. ¡Aún tengo 3 diccionarios..!
Soy una exagerada comprando, la verdad :)
Besos, amiguita

Trenzas dijo...

De Ancira tampoco sabía nada yo. Y el artículo es muy bueno, sí.
Rilke no lo tengo tan releído, pero a Hölderlin os lo traigo un día de estos. Él sí estaba loco diagnosticado, pero ¿quién no..? :)
Stravinsky, otro de mis rusos. Lástima que no tengo ninguna composición suya lo bastante corta como para que se abra rápido en el blog. Y a él también hay que escucharle de otra manera. Ahí está "El pájaro de Fuego" Nada convencional :)
Abrazos y cariños

MIB dijo...

Trenzas! querida!
cada día me sorprendes con algo nuevo! RUSO?!?!!?! y todavía te acuerdas de algo!?? Yo hice dos meses de alemán y creo que no podría decir dos frases seguidas... y lo dejé hace unos meses!
Antes no me daba cuenta de la importancia de la traducción.... hasta que empecé a ver diferentes versiones... y lo difícil que resultaba en algunas mantener la musicalidad... sobre todo en poesía como dices tú.... Yo doy gracias a mis padres porque pude aprender inglés en el colegio bilingüe y así tuve oportunidad de leer Hamlet en inglés antiguo, y mucha poesía en su idioma original... recuerdo literatura en inglés con muchísimo cariño... y no es que hayamos leído mucho.. pero todo me quedó grabado... ese profesor me dejó un gusto por la literatura que debería agradecerle...
Perdón.. me fui al pasado de mis recuerdos...
Sólo eso... que es una tarea dificil la del traductor.... creo que tienes que captar la obra de una manera total... y aún así... terminas creando otra obra... qué increíble... cuánta responsabilidad!

un gran abrazo trenzas

Trenzas dijo...

MIB; son locuras que le atacan a una de vez en cuando :D
Pero me intrigaban un montón los caracteres cirílicos. Y me acuerdo de apenas nada. Me intrigó que tampoco use tildes, como el latín. Bueno, eso; tonterías que le dan a la cabra.
Leer en el idioma original de cada escritor, debe ser una gozada...!
En fin..., quizás algún día...
Besos, amiguita

Liter-3 dijo...

Este sería el idioma ideal! Sin tildes! Pero no, por lo visto es preciso pasar por el tormento de los acentos. Para colmo del desastre, yo escribo en catalán, o sea con acentos cerrados y abiertos!!!

Ah! la felicidad sería un idioma imaginario fácil y práctico.


Besos

Trenzas dijo...

liter-3; de acuerdo, aunque quizá no tan simplificado como pedía Gabo :)
No te quejes, que en francés, además está el circunflejo :DDD
Petonets...!

Liter-3 dijo...

Pues, qué quieres que te diga, Gabo no iba tan mal encaminado, sobretodo con el uso de la hache. Dime ¿por qué narices debo escribir "armonía" sin hache en castellano, y "harmonía" con hache en catalán? Y así encontraríamos otras.

Te cambio un circunflejo por unas eles ageminadas...