02 enero 2007

Adolfo Bioy Casares

La sierva ajena
*
(fragmento)
*
En alguna parte leí que un apretado tejido de infortunios labra la historia de los hombres, desde la primera aurora, pero a mí me agrada suponer que hubo períodos tranquilos y que por un inapelable golpe de azar me toca vivir el momento, confuso y épico, de la culminación. Dirán, tal vez, que éste es el clamor, nada filosófico, de un sujeto oscuro y apocado; yo replicaría que, justamente, porque soy un sujeto oscuro y apocado, es curioso, aún significativo, que pueda testimoniar sobre más de un hecho tremendo. Sirva de prueba: Yo he visto, con mis propios ojos, el fin, el derrumbe, la aniquilación de una gran dama. Como siempre ocurre (por mucho que aguce cada cual la facultad de prever) inesperadamente, actores y espectadores, nos encontramos en medio de la tragedia.
Según mi experiencia, lo que pasa, pasa en las reuniones. El escenario de aquella reunión era la sala de la referida gran dama, Tatá Laserna, no menos inolvidable porque hoy muy pocos la recuerdan. No describiré a Tatá como una señora obesa, pero tampoco afirmaré que era alta. Eso sí, tenía -para emplear una frase que hoy tal vez parezca audaz, pero que entonces andaba de boca en boca, porque la había acuñado un hombre valioso y querido, un maestro de la juventud, un crítico de arte, una pluma de primera - tenía, repito, sentido del color. Gorda, baja, abundantemente maquillada, envuelta en hermosas telas que reproducían, íntegra, la paleta del artista o el mismo espectro luminoso, dando gritos cortos, jadeante, festiva, seguida del joven de turno; ¡qué alejada estaba la pobre -como todos nosotros, por lo demás - de la inminente catástrofe!
-Parece una gallina de lienzo, una gallina seguida por el pollo único - exclamó Keller.
Pensé: nada de eso. Corregí:
-Una gallina fabricada con multitud de pequeños trapos, cada uno de color distinto. En cuanto a lo de "pollo único", ¡cómo no!

5 comentarios:

Liter-3 dijo...

Este es otro autor que tengo pendiente; sé muy poco de él y, en todo caso, por referencias de lecturas relacionadas con Borges u otros escritores argentinos.

A los Reyes Magos les pido "Un saco de canicas" de Joffo; en Navidades el "tió" no lo encontró en ninguna tienda... Si persisten las dificultades, también me haría ilusión una novela de Salinger.

Bona nit!

MIB dijo...

Lo mismo que dice Liter digo de Bioy Casares... he leído ensayos, artículos, pero poco, poco... muy poco para ser argentina... una vergüenza... Siempre me pareció cargado de subordinadas... o de alguna manera barroco (no sé si estoy empleando bien el término.. perdón por mi falta de precisión)... quizá son esos autores que uno descubre en otros momentos... ya veré cuándo me toca encontrarme con Bioy...

Creo que sacaron hace poco un libro que recopila su diario, cartas a Borges y otros detalles de esta relación que parece que está bastante bueno (según alguna crítica que he leído, salvo la de María Kodama)... se llama Borges, de ediciones Destino.

Trenzas.. es tan bonito poder leer fragmentos de tantos autores... y aprender de lo que dicen, comentan, observan.. gracias.. de nuevo!



pd_ Liter... ya compraste los libros?!? porque si de verdad crees en los Reyes Magos... y tienes un espíritu preparado para las sorpresas de la vida... quizá te lleguen los libros en unos días...

Trenzas dijo...

Respuesta a las dos :)
Bioy no es tan conocido como debiera. Yo tampoco sé gran cosa, y eso por la dificultad que supone el hecho de que publicó muchas obras con seudónimos, o en colaboración con otros autores que tenían mayor predicamento; no sé si merecimientos, pero vamos, que eran más conocidos. Revistas literarias, con Borges, y más y más cosas.
Llegué a leerlo, empezando por Victoria Ocampo, cuyos ensayos acerca de Virgina Wolf y otros autores, me habían interesado.
Creo que en toda generación de escritores, hay algunos que, no sé por qué motivo, quedan desdibujados; perdidos entre tanta genialidad. Y no es hasta mucho después de su época, cuando llegamos a conocerlos y a apreciarlos.
Me gustaría saber si estáis de acuerdo.
Un besazo a cada una.

MIB dijo...

Es la misma impresión que tengo... lo conozco más por Victoria Ocampo o Borges.. además de su aporte a revistas.. tal cual.. como decís... Eso es por desconocimiento propio, muy probablemente ayudado por la falta de atención de críticos, editoriales, escuelas, etc, etc, etc que entran en el circuito que dibuja o desdibuja a los autores...
Adolfo Bioy es un intelectual importantísimo de su época.. así se lo conoce en Argentina.. pero de su obra, al menos en mi caso, no he recibido mucho, ni me han inculcado o generado el interés por leerlo inminentemente... como puede ser con Borges, Sabato, Quiroga, José Hernández, Sarmiento, etc, etc, etc... igual dependerá de un tema de gustos... Cuántos autores hay que si bien están desdibujados por la época te despiertan interés y te atrapan muchísimo? Me pasó con Pizarnik, allá es poca la gente que la valora... ahora hay más movimiento para rescatarla del olvido... y a mí me encanta! No fue el caso con Bioy... por ahora.. (cada día me llama más.. así es que... en una de esas le golpeo la puerta y entro a leer sus letras)

Besos!

Trenzas dijo...

MIB; pues sí, ésto de Pizarnik también es asombroso. Aquí no encuentras fácilmente nada suyo en librerías. Auqnue algo si se publicó. En la red si hay abundantes textos y em parece genial que, al menos ahí, podamos enterarnos de su poesía. A mí me gusta tanto o más que la de Storni, aunque son dificilmente comparables, me parece.
Salvo por ese final fatídico que ambas tuvieron.
Bueno, ya sabes; ojalá tuviéramos tan larga vida y tanto tiempo como nos gustaría para poder leer todo :)
De a poquitos, lo que quepa en nuestro tiempo y nuestras ganas.
Besos!