25 noviembre 2006

Franz Kafka

Aforismos y Otros Textos
*
*
Dos pecados capitales, de los cuales se derivan todos los demás, determinan la vida de los seres hu­manos: la impaciencia y la indolencia. Fueron expul­sados del paraíso a causa de la impaciencia, no regre­san debido a la indolencia. Pero quizá sólo hay un pecado capital: la impaciencia. Fueron expulsados a causa de la impaciencia, no regresan debido a la im­paciencia.
***
Muchas ánimas de difuntos se ocupan exclusiva­mente de lamer las orillas del río de los muertos, por­que procede de nuestro mundo y mantiene todavía el sabor salado de nuestros mares. Entonces el río se eriza de repugnancia, invierte la corriente y arrastra de nue­vo a los muertos hacia la vida. Ellos, sin embargo, están felices, entonan cánticos de gratitud y acarician las indignadas aguas.
***
Ya no se siente vergüenza de querer morir; se solicita que nos lleven desde la antigua y odiada celda a una nueva que, a partir de ese momen­to, aprenderemos a odiar. Un resto de fe contribuirá a ello. Durante el transporte pasará casualmente el Señor por el corredor, verá al prisionero y dirá: «A éste no de­béis encerrarle de nuevo, viene conmigo.»
***
Si fueras por una llanura, tuvieras la sana in­tención de avanzar y, sin embargo, sólo dieras pasos ha­cia atrás, sería una situación desesperada. Pero como escalas una pendiente escarpada, tan escarpada como tú mismo visto desde abajo, los pasos atrás pueden ha­ber sido causados sólo por la disposición del suelo, así que no debes desesperar.
***
Una jaula fue en busca de un pájaro.

2 comentarios:

fractal-para-cual dijo...

La paciencia es una virtud que valoro muchísimo. Su versión contraria, la impaciencia, me provoca sensaciones de pérdida, de desorientación. Si puedo, contemplo y vivo a ritmo lento.

Hablando de Kafka y orillas, me han recomendado la lectura de "Kafka en la orilla", de Murakami, ¿conoces?


El útlimo fragmento casi me llena los ojos de humedad. A veces, diría que hoy en concreto, me siento caminar en un suelo abrupto.

El aforismo, brutal.

Besitos

Trenzas dijo...

Murakami es un japonés que está de moda, pero no sé mucho acerca de su obra. Te dejo un enlace con un cuento(o fragmento, no recuerdo exactamente) que encontré cuando em hablaron de él y quise enterarme de algo.
http://www.mat.upm.es/~jcm/murakami.html
No sé la obra que citas, pero por retazos y cosillas que he ido leyendo, de momento, no acaba de convencerme. Aunque tengo por aquí otros autores japoneses que sí me gustan, como Ishiguro y algún otro que no em acuerdo ahora mismo.
Ya me dirás, si la lees, que tal.
Es que Kafka, es Kafka y solo hay uno. Y puede tocar todas las fibras en el momento que quiera :)´
Abrazos y ánimos.