21 noviembre 2006

Joseph Conrad

*
La línea de sombra
(fragmento)
*
*
Sólo los jóvenes conocen momentos semejantes. No quiero decir los muy jóvenes, no; pues éstos, a decir verdad, no tienen momentos. Vivir más allá de sus días, en esa magnífica continuidad de esperanza que ignora toda pausa y toda introspección, es el privilegio de la primera juventud.
Cierra uno tras sí la puertecita de la infancia, y penetra en un jardín encantado. Hasta sus mismas sombras tienen un resplandor de promesa. Cada recodo del sendero posee su seducción. Y no a causa del atractivo que ofrece un país desconocido, pues de sobra sabe uno que por allí ha pasado la corriente de la humanidad entera. Es el encanto de una experiencia universal, de la que esperamos una sensación extraordinaria y personal, la revelación de un algo de nuestro yo.
Llenos de ardor y de alegría, caminamos, reconociendo las lindes de nuestros predecesores, aceptando tales como se presentan la buena suerte y la mala -los puntapiés y las perras chicas, como reza el adagio -, el pintoresco destino común que tantas posibilidades guarda para el que las merece, cuando no simplemente para el afortunado.
Sí; caminamos, y el tiempo también camina, hasta que, de pronto, vemos ante nosotros una línea de sombra advirtiéndonos que también habrá que dejar tras de nosotros la región de nuestra primera juventud.

2 comentarios:

elygrandi dijo...

Hola, Me pueden decir que edicion de la linea de sombra es la de donde sacaron esta cita? Se que hay muchas y este fragmento me gusta mucho asi que quisiera buscar esta.
Gracias,
Elisa

Trenzas dijo...

elygrandi: Es de la segunda edición que publicó Editorial Bruguera en 1982. La traducción es de Ricardo Baeza y el número internacional para identificar este libro es el ISBN 84-02-07134-1
Tu librero te podrá informar si aún existen fondos de este volumen y si puede conseguirlo.
¡Que tengas suerte y lo consigas!
Abrazos