27 noviembre 2006

Julio Llamazares

La lentitud de los bueyes
*
21
*
Inútil es volver a los lugares olvidados y perdidos, a los paisajes y símbolos sin dueño.
*
No hay allí ya liturgias milenarias. Ni aceite fermentado en ánforas de barro.
*
Los ancianos han muerto. Los animales vagan bajo la lluvia negra.
*
No hay allí sino la lenta elipsis del río de los muertos,
la mansedumbre helada del muérdago cortado, de los paisajes abrasados por el tiempo.

3 comentarios:

Liter-3 dijo...

Que bueno, Llamazares, poético siempre.
Leí "La lluvia amarilla" y me encantó. Magistral prosa, precisa y preciosa.

Como luce tu patio con geranios, eh Trenzas!!!

Trenzas dijo...

¡Ah...! En ese libro es en lo que hace pensar este poema..!
Si se ha leído, es como volver a leerlo. De inmediato acuden todas las imágenes a la mente.
Te diré que la noche que lo acabé, no me pude dormir. Entonces yo solía ir a buscar fósiles a un lugar donde había que pasar por un pueblo abandonado. Con su cementerio de cruces oxidadas, hierbas secas y maderas podridas. Llevaba a mis perros conmigo y siempre temía que aparecieran con algún hueso humano :)
Muy bueno Llamazares y, a pesar de los premios, no sé si suficientemente reconocido.
Pondré uan foto de mis geranios en cuanto la encuentre y la escanee. Solo tengo una, pero bueno...

Liter-3 dijo...

Probablemente, Llamazares estará más pendiente de escribir que de hacerse ver, pero es un grandísimo escritor; su prosa es impecable y de gran calidad.
Qué mundillo tan tergiversado.

Es cierto, el poema tiene la misma musicalidad de la novela.